El escándalo de corrupción que involucra al presidente del Concejo de Medellín

El nombre de Lucas Cañas Jaramillo aparece en el expediente judicial que la Fiscalía tiene sobre Misael Cadavid Jaramillo, exgerente del Hospital La María y excandidato a la Cámara por Cambio Radical. 

13 de abril de 2022

Por: Juan Pablo Barrientos

El pasado 12 de marzo, Vorágine publicó la imputación contra el exgerente del Hospital La María en Medellín, Misael Cadavid, por entregar un contrato por más de diecisiete mil millones de pesos a una empresa que no cumplía con los requisitos básicos, presentar documentos falsos y, por si fuera poco, participar en la estructuración del contrato y de los requisitos para el contratista.

En esa imputación aparece el nombre del presidente del Concejo de Medellín, Lucas Cañas Jaramillo, quien es cercano a los tres imputados y al representante legal de la empresa que entregó documentos falsos y participó en la estructuración del contrato.

El contrato

El 7 de septiembre de 2021, Misael Alberto Cadavid Jaramillo fue imputado, junto a dos hombres más, por el delito de celebración de contrato sin el cumplimiento de requisitos legales a título de dolo en concurso homogéneo y sucesivo, y por falsedad ideológica en documento público agravada por uso. 

Cadavid fue gerente del Hospital La María de Medellín entre el 3 de noviembre de 2017 y el 31 de marzo de 2020, nombrado por el gobernador Luis Pérez Gutiérrez. En 2017, por cuenta de un informe presentado por una auditoría que revelaba irregularidades en el hospital, la Fiscalía comenzó a investigar al gerente. En las interceptaciones que se ordenaron dentro del proceso, encontraron un especial interés en la adjudicación de un contrato destinado a la construcción de la torre de parqueaderos del hospital.

Se trata de una concesión por 20 años entre el Hospital La María, representado por Misael Cadavid, y la empresa Electro Proyectos S. A. S., representada por Etelmer Escobar Balanta. Su objeto era: «construcción, operación y/o administración, mantenimiento de la torre de parqueaderos y oficinas». 

Cadavid convenció a la Junta Directiva sobre la importancia de la construcción de la torre de parqueaderos, y a la vez sugirió que la mejor y única forma de hacerlo era mediante una concesión. La Junta votó y aprobó el proyecto el 9 de agosto de 2018 y lo autorizó para celebrar un contrato de concesión por 17.418 millones de pesos.

Con ese permiso, el gerente Cadavid nombró una comisión evaluadora, conformada por dos funcionarios que también fueron imputados: el abogado Alberto Hincapié Giraldo, coordinador jurídico del hospital, y el ingeniero civil Franklin Duque Gómez. Los tres estructuraron la fase previa del proyecto, desde la planeación misma y hasta las condiciones del contrato y los requisitos para el contratista. En estas reuniones participó Etelmer Escobar Balanta, representante legal de Electro Proyectos S. A. S., empresa a la que le fue adjudicado el contrato posteriormente.

Al final, luego de una convocatoria publicada en el Secop, el portal donde reposan los contratos estatales, Hincapié y Duque le recomendaron a Misael Cadavid que le adjudicara el contrato al único oferente, Electro Proyectos S. A. S., porque «acreditó su idoneidad, experiencia y capacidad para ejecutar el contrato», en una propuesta que envió incompleta y con documentos falsos. El 10 de enero de 2019, Cadavid atendió la recomendación y el 15 de enero firmó el contrato. Fue un proceso de selección ficticio, como lo calificó la Fiscalía.

Los delitos imputados

El primer delito por el que la Fiscalía imputó a Misael Cadavid es el de contrato sin cumplimiento de requisitos legales. Los investigadores concluyeron que él, y los otros dos hombres imputados, no se ciñeron al manual de contratación del hospital respecto de la etapa del trámite y la celebración del contrato. «El objetivo era direccionar la adjudicación del contrato, desde la etapa misma de la planeación», pues el contratista participó de la planificación del proyecto con las tres personas que al final adjudicaron el contrato. Pero, además, dice la acusación: «La propuesta fue extemporánea y se presentó de manera incompleta; por lo que no solo debió rechazarse, sino además nunca debió firmarse contrato alguno». 

Por si fuera poco, la Fiscalía concluyó que «la entidad fijó como presupuesto oficial la suma de 17.418 millones sin encontrarse dentro de los Estudios de Oportunidad y Necesidad, ni en los Términos de Condiciones Definitivos del proceso, como tampoco en el Plan Anual de Adquisiciones de 2018», agregando que el contrato se adjudicó sin estudios previos, permisos y licencias.

Según la acusación, todo lo hizo Cadavid para favorecer a un solo oferente, al punto de retirar de los términos, en plena convocatoria pública, un requisito fundamental: la carta de crédito bancario. Sin este documento, la planeación financiera del proyecto se quedó sin su principal fortaleza, «en tanto afectó el apalancamiento financiero necesario para ejecutar este proyecto y acudió entonces al contrato de concesión, es decir, que el esfuerzo financiero recaía exclusivamente sobre el adjudicatario hábil, técnica y financieramente fuerte (el hospital)». Asegura también el escrito que tampoco se le exigió al contratista una cuenta corriente o de ahorros a su nombre, «evidenciándose con esto que el proceso contractual fue diseñado a la medida de las condiciones del único proponente Electro Proyectos S. A. S.».

En el proceso hay de todo, desde falsificación de hojas de vida hasta balances financieros alterados, y, lo más grave, una póliza de seriedad de la oferta que resultó ser falsa, como lo certificó Seguros del Estado. Estamos ante un caso similar al de Centros Poblados, empresa que allegó pólizas falsas para acceder a un millonario contrato que debía llevar internet a las zonas más alejadas del país y por el que desaparecieron, al menos, setenta mil millones de pesos.

«Así mismo, el documento hallado en la propuesta física que al parecer corresponde al supuesto recibo de pago, se trata de un recaudo de pago, por valor de 8.301.386, con fecha de pago y de emisión 26 de diciembre de 2018, y exhibe membrete de Seguros del Estado, figurando como consignante la empresa Electro Proyectos S. A. S, es un documento falso, su formato no corresponde a la estructura que habitualmente es utilizada por Seguros del Estado, el número de referencia corresponde a un boleto de pago de otra póliza y otro tomador diferente a Electro Proyectos (sic)», resume la acusación.

El segundo delito que le imputan al excandidato a la Cámara de Representantes por Cambio Radical y a sus dos colaboradores es el de falsedad ideológica en documento público agravada por el uso. La Fiscalía soporta esta acusación con cuatro documentos: una resolución, dos actas y la calificación de la propuesta; todos contenían información falsa que buscaba beneficiar al único oferente.

Después de todo esto pasó lo que tenía que pasar: la nueva administración del hospital declaró la caducidad del contrato «por el incumplimiento de la empresa Electro Proyectos S. A. S. y su posterior liquidación unilateral, sin que satisficiera la necesidad del interés general incumpliendo el propósito final de la contratación». Fue el propio hospital el que denunció al hoy excandidato imputado.

Cuando Vorágine le preguntó a Cadavid por esa imputación de cargos, el médico confirmó que la investigación está abierta y dijo que se debe a que cuando fue gerente del hospital quiso construir un parqueadero bajo la figura de concesión, pero «​​el contratista que se la ganó nunca ejecutó la obra pues se declaró en quiebra». En ese momento, según el entonces gerente de La María, «se declaró la caducidad del contrato y un siniestro de las pólizas, por lo que al hospital le van a entrar tres mil millones de pesos por indemnizaciones». 

En el pasado, Misael Cadavid fue relacionado con los narcotraficantes «Fredy Colas», «Nelson» y «Sebastián», de la organización criminal La Oficina, por unos audios revelados en 2012. Según RCN Radio: «La Dijín dijo que el excandidato al Concejo era el médico familiar del capo y visitaba a su padre, esposa e hijos con frecuencia». Cadavid negó, en ese entonces, tener relación con estructuras ilegales.

Las menciones de Lucas

Una de tantas irregularidades en el contrato del Hospital La María es que la empresa contratista no entregó la documentación a tiempo, esto era, el 20 de diciembre de 2018. Con una tramoya lograron ampliar el plazo hasta el 26, dice la Fiscalía: «acomodando las fechas a conveniencia del único oferente. Plasmando así información falsa, con el propósito de darle apariencia de legalidad a un acto administrativo, y por consiguiente a todo un proceso contractual, sin tenerla; y así poder favorecer al único oferente señor Etelmer Escobar Balanta, en tanto el plazo para modificar el cronograma e inclusive la fecha para la entrega de la propuesta ya habían expirado».

Y es en este incidente en el que comienzan a aparecer las menciones al actual presidente del Concejo de Medellín: «Se pudo establecer que el 26 de diciembre de 2018, a las 2:36 de la tarde, aún no se había entregado ninguna propuesta. El ciudadano Juan Camilo, persona que debía entregar la propuesta de la empresa Electro Proyectos S. A. S., mediante llamada telefónica, le indica al señor Lucas Cañas Jaramillo, particular conocido de los funcionarios de la ESE y del contratista; no haber podido entregar aún la propuesta a las dos de la tarde (2:00 p. m.) por cuanto faltaba la póliza exigida, así mismo, siendo las 16:06 (4:06 p. m.) del mismo 26 de diciembre 2018 Juan Camilo le dice a Lucas que van a entrar a la apertura de sobres y deben ver la manera de cumplir con lo exigido; por lo que, ni la hora de entrega de la propuesta, ni la hora de apertura de los sobres o de la misma, se realizó en los tiempos que se exigía en el cronograma, es decir a las 2:00 y 2:15 de la tarde respectivamente (sic)».

Aquí es donde aparece la póliza falsa que le permitió al contratista seguir adelante con el proceso fraudulento, «dado que el oferente al momento de presentar su oferta lo hizo sin contar con dicha garantía como tampoco contaba con el recibo de pago, como se demostró con las comunicaciones telefónicas sostenidas entre Juan Camilo Moncada, Lucas Cañas Jaramillo, y el Sr. Etelmer Escobar. El supuesto recibo junto con el documento físico de dicha garantía de seriedad, desconocidos por su emisor Seguros del Estado, señalándolos como falsos».

Pero la Fiscalía no descubrió todo esto de inmediato. Tuvo que hacer dos inspecciones judiciales al Hospital La María en agosto y septiembre de 2019, situación que preocupó a Misael Cadavid, quien de inmediato llamó a Lucas Cañas, candidato, en ese momento, al Concejo de Medellín por el Partido Conservador.

«Cuando la Fiscalía acudió a realizar inspección a lugares en las instalaciones del Hospital (28/08/2019), con el propósito de obtener la propuesta original presentada por Electro Proyectos S. A. S., pero en esa oportunidad la propuesta original no fue entregada por el Hospital, lo que obligó a realizar una segunda inspección (19/09/2019) en la que se recaudó la propuesta original, pero ya había sido acomodada la propuesta con los documentos faltantes, lo cual corroboró la Fiscalía a través de las comunicaciones sostenidas el 28 de agosto de 2019 entre Juan Camilo Moncada y el señor Franklin Duque, donde este último le manifiesta que “llegó la Fiscalía a llevarse el proceso licitatorio de esos putos parqueaderos y esa puta propuesta nunca la completamos”; así mismo, el Sr. Misael Alberto Cadavid ese mismo día 28 de agosto de 2019 cita en el Hospital de manera urgente al ciudadano Lucas Cañas Jaramillo ante la preocupación por la visita del ente de control». 

Lucas Cañas no logró una curul en el Concejo de Medellín en las elecciones de 2019. Los 7.931 votos que obtuvo no le alcanzaron. Sin embargo, con la decisión del Consejo de Estado de apartar de su cargo al concejal John Jaime Moncada, Cañas Jaramillo logró su objetivo el 13 de agosto de 2021, día en que se posesionó ante dicha corporación. Solo cinco meses después, con el apoyo de una alianza entre el alcalde de Medellín y la mayoría de concejales del Centro Democrático que pertenecen a la bancada del gobierno de Daniel Quintero, Cañas fue elegido presidente del Concejo de Medellín, cargo que desempeña desde el 1 de enero de 2022.

En diálogo con Vorágine, el presidente del Concejo de Medellín, Lucas Cañas, afirmó que no conocía el expediente y menos que su nombre aparecía allí, pero también confirmó que tiene cercanía personal con el exgerente del Hospital La María, Misael Cadavid, hoy imputado por la Fiscalía: «Conozco muy bien al doctor Cadavid, por supuesto». De igual manera, aseguró que conoce al representante legal de Electro Proyectos S. A. S., Etelmer Escobar Balanta. «Él (Cadavid) me contrata durante un mes. Yo fui abogado asesor, pero en temas que no tienen ninguna relación con ese proceso. Yo era el que revisaba los contratos de los contratistas, es decir, de los profesionales adscritos al Hospital La María, no de ningún contrato en particular de obra o de construcción», relata Cañas.

Aunque el concejal Cañas afirma que no se inmiscuye en contratos de ese tipo, sí tuvo una opinión cuando el exgerente Cadavid le llamó a consultarle por la visita de la Fiscalía para revisar la documentación del contrato fraudulento.

La trayectoria de Misael

En un audio publicado por Vorágine y Cuestión Pública, con el apoyo de la Liga Contra el Silencio, el excandidato a la Cámara de Representantes por Cambio Radical, Misael Cadavid, dice que el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, lo respaldará a él y a su compañero de fórmula para el Senado, el exministro de las TIC, David Luna. También habla de hojas de vida que les estarían recibiendo en una secretaría para ayudarlos con unos «carguitos». Y agrega: «Venimos trabajando arduamente. Ayer que vino el doctor Luna y que vino el doctor Luis Pérez Gutiérrez, el mensaje que le envió el doctor Germán Vargas Lleras al doctor Luis Pérez es que también tenía las puertas del partido abiertas. Ellos tienen en los próximos días un encuentro en Bogotá, pero Cambio Radical todavía no se ha definido».

De hecho, Cadavid ha hecho su carrera política de la mano de Pérez. Ocupó cinco cargos distintos en Antioquia mientras él fue gobernador (2016-2019): gerente del Hospital La María de Medellín, gerente del Hospital de Itagüí, gerente de municipios, director encargado del Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres y subsecretario de Salud. El médico Cadavid se refiere así a su exjefe: «Luis Pérez no es un hombre es una causa! (sic)». 

David Luna logró una curul al Senado con 112.329 votos, mientras que Misael Cadavid obtuvo 19.910 y no logró su objetivo.

¿Quieres
apoyarnos?

CLIC AQUÍ

Acerca del autor

Juan Pablo Barrientos
Bachiller del INEM José Félix Restrepo de Medellín. Comunicador social de la Universidad Católica del Norte, especialista en periodismo electrónico de la Universidad Pontificia Bolivariana y magíster en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown. Ejerce el oficio desde hace 15 años. Fue corresponsal en Washington de La Fm y Noticias RCN; director de Teleantioquia Noticias; periodista de La Fm, La W y Caracol Radio. Ha sido profesor de las universidades Pontificia Bolivariana, Eafit, Santo Tomás y Politécnico Grancolombiano. Actualmente es profesor de la Universidad de Antioquia. Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2018 a la Mejor Investigación en Radio con 'Dejad que los niños vengan a mí', y 2020 a la Mejor Noticia en Radio con 'No son 19, son 36 los sacerdotes involucrados en escándalo sexual en Villavicencio'. Autor del libro 'Dejad que los niños vengan a mí', de editorial Planeta, uno de los textos de no ficción más vendido en Colombia en 2019. Para contactarlo: [email protected]
Leer más

Queremos escucharte

¡Escríbenos!

CONTACTO

Suscríbete

Recibe periódicamente en tu correo electrónico las últimas historias de Vorágine – Periodismo Contracorriente.

Comentarios

0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comment
Más antigua
Más reciente La Mayoría De Los Votaron
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
sergio

Cambio Radical hacia la coima, la marrulla y el entuerto: esa ha sido la razón social y la razón de ser la existencia de la banda de Vargas Lleras.

Artículos recientes

VER MÁS