El expediente contra Escobar que menciona a Uribe y Samper

Un expediente judicial de 1993 al que accedió Vorágine recoge un testimonio que asegura que Pablo Escobar financió la campaña de Ernesto Samper a través de los hermanos Uribe Vélez. Y que el capo también dio dineros a la campaña de Juan Gómez Martínez. 

14 de febrero de 2021

Por: Equipo Vorágine

El pasado 23 de enero, Vorágine publicó el expediente judicial por extinción de dominio contra Frank Holguín Ortiz, padre de la senadora por el Centro Democrático Paola Holguín. Nos llamó la atención que el proceso fuera tan extenso: 1.101 páginas, de las cuales 46 son las sentencias de primera y segunda instancia que conceden la extinción de dominio de los bienes que pasaron de manos de Pablo Escobar a Holguín, esto es, un apartamento, un parqueadero y un depósito, todos ubicados en el edificio Las Lomas de El Poblado, en Medellín.

La defensa del abogado de Frank Holguín alegó en los seis años que duró el proceso que el capo  no había sido condenado por narcotráfico y que no había “soporte probatorio legal alguno para decir que fuera el jefe del Cartel de Medellín”, pues esa era una “rotulación de estirpe netamente gringa”, razón por la cual no podía existir un proceso de extinción de dominio. La Fiscalía allegó decenas de pruebas que demostraron las actividades criminales de Pablo Escobar. 

Y para responder a la defensa de Holguín según la cual el narco no había sido condenado por la justicia colombiana, la Fiscalía y la Procuraduría admitieron como prueba las declaraciones que entre 1993 (cuando Escobar aún estaba vivo) y 1995 rindieron cuatro personas que conocieron de los negocios y distintos crímenes del capo colombiano. Tres de ellas trabajaron directamente con él. 

Son 172 páginas con los testimonios de José Fernando Posada Fierro, Carlos Mario Alzate Urquijo y Guillermo de Jesús Blandón Cardona, tres reconocidos socios del narcotraficante.

Existe un cuarto testimonio que data  del 9 de marzo de 1993, cuando Pablo Escobar huía de la justicia.

Este testigo, cuya identidad Vorágine conoce y mantiene en reserva, conoció a Juan Fernando Toro Arango, alias ‘La monja voladora’, en 1987. Se lo presentó su propio hermano, quien también tenía negocios con Escobar. En ese momento, Toro Arango era uno de los hombres más cercanos a Escobar y a la prestante familia Londoño White, varios de cuyos miembros trabajaban con el capo colombiano, y de la que Toro Arango tomó sus apellidos desde 1989. 

El hermano del testigo trabajó con Escobar desde 1985 hasta su muerte, y la amistad con Juan Fernando Toro, o Fernando Londoño White, lo hizo conocedor de primera mano de las atrocidades de Escobar Gaviria. Según su testimonio, que reposa en el expediente, ‘La monja voladora’ y su hermano le contaban absolutamente todo lo concerniente a los negocios de narcotráfico de Pablo Escobar, y a los secuestros, torturas y atentados que cometía. Era, según él, el confesor.

Con toda la información que había recopilado, este hombre se acercó a la Fiscalía mientras Pablo Escobar estaba prófugo de la justicia. Con unos detalles muy precisos, les contó a los investigadores todo lo que sabía sobre la red criminal que el capo había logrado construir.

En un relato que suma once páginas y que los jueces admitieron como material probatorio en el proceso, el testigo también habló de las conexiones políticas que tenía el Cartel de Medellín con personajes de peso en Antioquia: “Santiago Londoño White era el asesor político de Pablo. Por intermedio de él fueron dadas grandes sumas para la campaña a la gobernación de Juan Gómez Martínez”. Doscientos millones de pesos, según este testimonio.

Gómez Martínez fue elegido gobernador de Antioquia en 1992, en las primeras elecciones por voto popular de alcaldes y gobernadores.

Y añade algo más: “También que en las anteriores elecciones, a través de Santiago y de Álvaro Uribe Vélez, dieron para la campaña de Ernesto Samper Pizano la suma de 50 millones de pesos”.

Teniendo en cuenta los registros judiciales, este es el primer testimonio que relaciona de manera directa al hoy expresidente Álvaro Uribe y a su hermano Santiago con Pablo Escobar Gaviria, pero como ya se sabe, ninguna autoridad investigó el asunto en ese momento. Vale la pena recordar que estas declaraciones no son de ahora sino del año 1993, cuando Escobar estaba huyendo tras su fuga de la cárcel de La Catedral, en julio de 1992, y Uribe era senador.

El expresidente Ernesto Samper participó en la consulta popular del Partido Liberal que definiría el candidato para las elecciones presidenciales de 1990. La campaña del entonces senador Samper consiguió el tercer lugar, detrás de César Gaviria Trujillo y de Hernando Durán Dussán.

Fue nombrado ministro de Desarrollo, cargo en el que duró menos de un año. Entre 1991 y 1993 fue embajador de Colombia en España, puesto al que renunció para la campaña de 1994, que finalmente lo llevaría a la Casa de Nariño.

Una presidencia que estuvo marcada por una denuncia similar a esta que hizo el testigo que habló en la Fiscalía en marzo de 1993: la entrada de dineros de mafiosos en su campaña presidencial. El Proceso 8.000.

La aparente relación de Pablo Escobar con Ernesto Samper data de 1982, cuando el capo supuestamente  ingresó dineros a la campaña de Alfonso López Michelsen a través de su gerente, el joven Samper. López fue derrotado por el conservador Belisario Betancur.

Un video de Escobar contando esta anécdota fue allegado como prueba a la Comisión de Acusación por el entonces fiscal Alfonso Valdivieso Sarmiento, según información sobre el Proceso 8.000 que navega en la web. El exfiscal le dijo a Vorágine que si bien sabe del video, él nunca lo usó en la denuncia que interpuso contra Samper en 1995. Recuerda que se habló mucho del video pero que todo quedó ahí porque eran hechos de 1982 y el enfoque del escándalo era la relación de Samper con el Cartel de Cali. 

Álvaro Uribe Vélez fue senador entre 1986 y 1994. Su hermano Santiago, según el proceso que enfrenta por conformación de grupos paramilitares y homicidio, le habría dado forma a ‘Los Doce Apóstoles’ en ese mismo lapso. Santiago Uribe se ha declarado inocente de esos cargos y no ha sido ni condenado ni absuelto. El juicio está en la etapa final y pronto se conocerá una sentencia.

También puedes leer: Guacharacas, la génesis del caso que hoy tiene a Uribe detenido

Volvamos a la declaración del testigo en 1993. El testimonio menciona a otros personajes clave en la vida nacional de los años 80 y 90, como el exprocurador general Carlos Jiménez Gómez (1982-1986), a quien señalan de ser el hombre al que ‘La monja voladora’ le hacía “los trances para que este ayudara con todos los constituyentes, representantes a la Cámara y senadores para la lucha contra la extradición”, en 1991.

¿Qué significa que “le ayudara con los Constituyentes”?, le contrapregunta la Fiscalía, según se lee en el expediente.

Juan Fernando Toro contactaba al exprocurador Carlos Jiménez Gómez y a su vez a un señor de nombre Jaime para que adquiriera los votos negativos cuando fueran a votar en la Constituyente sobre la extradición. Juan Fernando traía el dinero y se lo entregaba al señor de nombre Jaime que a su vez había hablado con cada constituyente para saber cuánto iban a cobrar por voto negativo.

¿Le comentó Juan Fernando Toro cuánto dinero pudo haberse entregado a los Constituyentes para la no aprobación de la extradición?

Él me contó que el promedio por constituyente de voto negativo fue de 35 millones de pesos.

En pesos al día de hoy, esos 35 millones serían unos 474 millones.

El 19 de junio de 1991, 51 constituyentes votaron por la abolición de la extradición, frente a 13 que se opusieron y 5 que se abstuvieron. Ese mismo día, Escobar se entregó a las autoridades y fue recluido en la cárcel de La Catedral, en Envigado, que luego se hizo tristemente célebre y pasó a engrosar la lista de episodios vergonzosos de la justicia colombiana, pues se comprobó que el narcotraficante la había acondicionado a su antojo, con todos los lujos, y que desde allí seguía delinquiendo. Escobar se fugó de La Catedral el 22 de julio de 1992.

Aunque el párrafo donde señalan que los dineros de Pablo Escobar habrían financiado las campañas políticas de Juan Gómez Martínez y Ernesto Samper, esta última a través de los hermanos Uribe Vélez, está subrayado, en la indagatoria no le contrapreguntaron sobre estas graves acusaciones. La Fiscalía tampoco prosiguió con esa línea de investigación, pero cuatro años más tarde el ente acusador presentó el mismo testimonio como prueba de que Pablo Emilio Escobar Gaviria sí era un narcotraficante, a pesar de no haber sido condenado.

La respuesta de los mencionados en el expediente

“Estoy realmente sorprendido con el hecho”, le dijo a Vorágine el expresidente Ernesto Samper. Insistió en que el juicio que se adelantó en su contra en la Comisión de Acusaciones y que lo declaró inocente, “giraba alrededor de la financiación de mi campaña por parte del Cartel de Cali. En términos generales no recuerdo que se hubieran tocado episodios relacionados con el Cartel de Medellín o Pablo Escobar”.

¿Entraron esos 50 millones a alguna de sus campañas?, le preguntamos. 

Lo ignoro completamente, respondió el expresidente.

Sobre el video de 1982 en el que Pablo Escobar dice que financió la campaña presidencial de Alfonso López Michelsen a través de Samper Pizano, este último dice que “es la primera noticia que tengo de su existencia. Si existe, supongo que debe estar en el expediente”.

Por su parte, el exconcejal, exalcalde, exgobernador, exsenador, exministro, exembajador y exdirector del periódico El Colombiano, Juan Gómez Martínez, no respondió los mensajes de Vorágine en los que le preguntamos por el testimonio que lo involucra.

Mientras hacíamos la investigación, intentamos obtener una respuesta del expresidente Uribe a través de correo electrónico y celular. Horas después de publicada la historia, recibimos una carta firmada por el abogado Jaime Granados, en la que se asegura que "la vida del expresidente ha estado sometida al escrutinio público siempre" y que Uribe Vélez "nunca ha sido gestor de recursos económicos para campañas políticas propias ni de terceros". 

Vorágine publica hoy la declaración del testigo por hacer parte de un expediente judicial que fue usado por la Fiscalía para demostrar, dentro de un proceso, que Escobar era un narcotraficante. De ahí su relevancia. Este testimonio que menciona a los hermanos Uribe Vélez, Ernesto Samper y Juan Gómez Martínez nunca fue investigado.

¿Quieres
apoyarnos?

CLIC AQUÍ

Acerca del autor

Avatar
Leer más

Queremos escucharte

¡Escríbenos!

CONTACTO

Suscríbete

Recibe periódicamente en tu correo electrónico las últimas historias de Vorágine – Periodismo Contracorriente.

Comentarios

0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comments
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios

Artículos recientes

VER MÁS