Exgobernador denunciado por abuso sexual infantil, en alianza de Char por la Presidencia

Mientras era gobernador del Quindío, Carlos Eduardo Osorio Buriticá fue denunciado por abusar de un menor de edad cuando era párroco. El obispo de Armenia guardó silencio sobre la denuncia y mintió sobre la razón de su suspensión de la Iglesia.

27 de abril de 2021

Por: Equipo Vorágine

Los sacerdotes, por prohibición de uno de los cánones del derecho canónico, no pueden participar en política. A los pocos que se han atrevido les ha ido muy mal. Por ejemplo, el padre Bernardo Hoyos Montoya fue alcalde de Barranquilla (1992-1994 y 1998-2000) y el año pasado fue condenado a 7 años por corrupción. 

Otro ejemplo es el del exgobernador de Quindío (2015-2019) Carlos Eduardo Osorio Buriticá, quien sigue activo políticamente, a pesar de que en 2020 se conoció que fue suspendido de su ministerio sacerdotal por una denuncia de abuso sexual a un menor de edad. 

Osorio Buriticá hace parte de la alianza que siete exgobernadores, liderados por el exgobernador de Atlántico Álex Char, formaron de cara a las elecciones presidenciales de 2022.

Además de Char y Osorio, hacen parte de esta alianza los exgobernadores Dilian Francisca Toro, del Valle del Cauca; William Villamizar, de Norte de Santander; Luis Pérez Gutiérrez, de Antioquia; Eduardo Verano, de Atlántico; y Dumek Turbay, de Bolívar.

La denuncia contra el padre Osorio

Como en la mayoría de denuncias contra sacerdotes por abuso sexual a menores de edad, los obispos encubren, y el caso del exgobernador de Quindío no fue la excepción. 

El padre Osorio Buriticá es del clero de Armenia, pero no ejerce el sacerdocio desde el 20 de marzo de 2015, cuando el entonces obispo Pablo Emiro Salas Anteliz lo suspendió por desobediencia, luego de que Osorio inició su exitosa campaña, con el apoyo de los partidos Liberal y Conservador, para la Gobernación de Quindío, a la que llegó con más de 126.000 votos. 

Según las autoridades de la Iglesia, Osorio, al hacerse elegir gobernador, violó el artículo 3 del canon 285 del Código de Derecho Canónico que reza: “Les está prohibido a los clérigos aceptar aquellos cargos públicos, que llevan consigo una participación en el ejercicio de la potestad civil”.

En la mitad de su mandato, antes de 2018, la Diócesis de Armenia recibió una denuncia de un hombre que dice haber sido abusado sexualmente, cuando era menor de edad, por Osorio Buriticá. La decisión de la curia fue la de no informar a las autoridades civiles ni a la opinión pública.

Monseñor Quintero Gómez conoció la denuncia contra el gobernador Osorio cuando fue nombrado administrador diocesano el 13 de diciembre de 2018, “y en tal condición no tenía las facultades para abrir procesos investigativos desde el tribunal eclesiástico”, según respondió a un derecho de petición. Sin embargo, el primero de febrero de 2019 fue nombrado obispo y tampoco hizo nada, solo se dio “a la tarea de indagar sobre los protocolos que se deben seguir frente a esta clase de denuncias, para lo cual se le dieron las orientaciones precisas desde La Nunciatura Apostólica y la Conferencia Episcopal de Colombia”.

Estudiar los protocolos le tomó más de un año al nuevo obispo de Armenia, tiempo en el que encubrió y protegió al gobernador de su departamento denunciado por abuso sexual infantil: “Por su condición de gobernante del Quindío se debió esperar a que Osorio Buriticá terminara su período para proceder según los protocolos del Derecho Canónico”, insistió monseñor Quintero cuando Vorágine le preguntó por la razón su silencio.

La nueva suspensión contra el saliente gobernador se hizo efectiva el primero de enero del 2020 pero se la notificaron cinco días atrás: “Ha sido acusado ante la Oficina del Buen Trato de la Diócesis de Armenia y se hace necesario una censura para proveer mejor la disciplina eclesiástica”.

Son tantas las denuncias contra sacerdotes por abuso sexual infantil en todo el mundo, que todas las diócesis, arquidiócesis y comunidades religiosas tuvieron que montar, por orden del papa Francisco, una Oficina del Buen Trato a los Niños, Niñas y Adolescentes. El exgobernador Osorio fue citado a una de esas oficinas a presentar sus descargos, aún sabiendo que el proceso canónico podía durar varios años, pues el obispo de Armenia advirtió que este comienza cuando terminen todas las investigaciones contra Osorio en los entes de control, disciplinarios y judiciales: “Es prudente esperar las investigaciones que se adelanten, así como las sentencias y fallos de los procesos que surjan en orden a su administración”.

El 3 de enero de 2020, el obispo de Armenia confirmó en un escueto comunicado que había suspendido, de nuevo, al padre Carlos Eduardo Osorio: “(…) que el presbítero Carlos Eduardo Osorio Buriticá, quien fungía como gobernador del departamento del Quindío, fue suspendido ad cautelam”, es decir, “por precaución”. Lo curioso es que no dijo los verdaderos motivos de la suspensión, por lo que la noticia de que supuestamente había sido suspendido por desobediencia, por haber ejercido como gobernador cuando la Iglesia católica les prohíbe a sus clérigos participar en política, se esparció en todos los medios del Quindío y de la capital del país.

“Estoy pagando por mi desobediencia”, le dijo a Semana el exgobernador Osorio tres meses más tarde. Monseñor Quintero Gómez nunca desmintió la noticia de los motivos de la suspensión del exgobernador y lo siguió protegiendo hasta mayo de 2020, cuando a través de Caracol Radio se conoció el verdadero motivo de la nueva suspensión contra el padre Carlos Eduardo Osorio.

Te puede interesar: Obispo dice que los jueces son ignorantes cuando condenan a la Iglesia

La respuesta del exgobernador

“Tal hecho no existió”, le dijo Osorio a Caracol Radio. A pesar de que la información de la suspensión por una denuncia de abuso sexual a un menor de edad salió de la propia Diócesis, el cura dijo otra cosa: “El decreto lo que dice es que me suspenden y que existe una queja ante la Oficina del Buen Trato, pero no lo pone como el motivo de la suspensión”.

Sobre el denunciante, aseguró Osorio que “este no es un problema que se haya tenido con un menor de edad. Es una persona que tiene más de 17 años y dice haber sido abusado por mí, en un momento en el que yo no había llegado todavía al corregimiento de La Virginia”.

Luego confirmó que a pesar de que la persona lo había denunciado hace varios años, la Diócesis lo protegió hasta que terminó su mandato: “Es una persona que fue y lo dijo en la oficina, hace muchos años. Pero no se ha acercado a hacer la denuncia como se debe hacer”.

Finalmente, Osorio confirmó que no se había presentado a la Oficina del Buen Trato y dio a entender que el obispo Quintero lo seguía protegiendo: “En diciembre me contó el señor obispo que existía eso y que había que esperar qué diera el proceso (sic)”.

Por su parte, el obispo de Armenia, quien protegió al exgobernador hasta que la prensa investigó y publicó, dijo sentir dolor institucional “para la comunidad sacerdotal y católica”. Monseñor Quintero agregó que ha obrado en concordancia con el derecho canónico y con la ley, afirmaciones que no son ciertas pues no les informó a las autoridades civiles de la denuncia contra el entonces gobernador.

Un año más tarde, Vorágine contactó al obispo Quintero, quien aseguró que la investigación sigue “en trámite y amparada bajo la confidencialidad de esta clase de procesos, de acuerdo con el derecho canónico”. El exgobernador Osorio nos dijo prácticamente lo mismo: “Hasta ahora no se sabe de un resultado final”. También nos dio a entender que este caso todavía no lo conoce la Fiscalía, o si lo conoce, aún no lo han llamado a declarar: “Me imagino que le han dado traslado de oficio desde la curia”.

A pesar de haberse lanzado al ruedo en la alianza de exgobernadores para escoger un candidato para las elecciones presidenciales de 2022, Osorio declinó sus aspiraciones políticas al ser consultado para esta historia, sobre la denuncia por abuso sexual infantil en su contra: “Es obvio que no todos estamos interesados en ser candidatos. Pero los que sí están interesados lo han dicho de frente. Eso hace que sea fácil entender que se debe hacer consulta en marzo, para definir un candidato. Lo importante es que se dé un aporte desde las regiones”.

También puedes leer: Iglesia se niega a entregar todos los expedientes de curas pederastas a la Fiscalía

El recorrido sacerdotal y político de Osorio Buriticá

Osorio fue ordenado sacerdote en diciembre de 1991. Desde entonces ocupó todos los cargos que un cura se pueda imaginar. Como diácono, que es el paso antes de ser cura, trabajó en las parroquias de San José de Córdoba y la Catedral, y fue delegado diocesano de Pastoral Social. Después de ser ordenado sacerdote fue profesor del Seminario Mayor San Juan Pablo II, vicario parroquial en San Alfonso María Ligorio, párroco en Nuestra Señora de Chiquinquirá, vicario parroquial en San José de Calarcá, administrador parroquial de la cuasi parroquia San Juan María Vianey y párroco del Divino Niño en el corregimiento de La Virginia.

Sus aspiraciones políticas encontraron su camino cuando fue nombrado director de la pastoral social de la Diócesis. Luego fue nombrado capellán del Sena; asesor de la Red de Solidaridad Social a nivel nacional en el gobierno de Andrés Pastrana; representante del presidente de la República ante el Consejo Superior de la Universidad del Quindío (desde 1999); primer secretario de la Embajada de Colombia en el Reino Unido; y gobernador de Quindío con el apoyo de los partidos Liberal y Conservador.

También puedes leer: Así fue como los Char buscaron censurar el especial ‘Mafialand’ de la Revista Semana

¿Quieres
apoyarnos?

CLIC AQUÍ

Acerca del autor

Avatar
Leer más

Queremos escucharte

¡Escríbenos!

CONTACTO

Suscríbete

Recibe periódicamente en tu correo electrónico las últimas historias de Vorágine – Periodismo Contracorriente.

Comentarios

0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comments
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios

Artículos recientes

VER MÁS