La identidad del misterioso hombre con la cara cubierta fue un secreto durante 21 años. VORÁGINE la estableció a partir de una entrevista inédita con un excomandante paramilitar que participó en el operativo y documentos judiciales. Álvaro Uribe admitió que él dio la orden de ejecutar dicha acción militar en la Comuna 13 de Medellín.
24 de septiembre de 2023
Por: Nicolás Sánchez Arévalo / Ilustración: Foto: Jesús Abad Colorado

“Yo di la orden de entrar a la Comuna 13, de sacar a la guerrilla y a los paramilitares de allá”, dijo ofuscado el expresidente Álvaro Uribe Vélez en un parque de Medellín. El exmandatario se dirigía a un grupo de jóvenes que expusieron una bandera alusiva a las 6.402 ejecuciones extrajudiciales que se perpetraron en seis años de su gobierno, según la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Los hechos en la Comuna 13 de Medellín a los que se refería el expresidente estuvieron rodeados de hechos que omitió en su discusión callejera. Cuando Uribe llevaba apenas dos meses como presidente, en octubre de 2002, ordenó ejecutar la Operación Orión, la acción armada más grande que ha lanzado la Fuerza Pública en una ciudad. Una imagen icónica del operativo fue captada por el fotorreportero Jesús Abad Colorado: un encapuchado con camuflado señala de forma implacable con dos dedos, lo rodean militares que lo miran con la atención y la reverencia de quien espera una orden. La foto es del 16 o 17 de octubre de 2002. Una imagen casi idéntica fue tomada por la fotógrafa Natalia Botero, quien en ese momento hacía el cubrimiento para la revista Semana. Ambas fotos, tanto la de Jesús Abad, como la de Botero, quedaron para la historia como un documento, como una prueba sumarial*.

La imagen es importante porque desde que se desarrolló la Operación Orión se denunció que el operativo lo hizo la Fuerza Pública en alianza con el bloque Cacique Nutibara de los paramilitares, que era comandado por Diego Fernando Murillo, alias ‘Don Berna’. La identidad del hombre de la foto se había mantenido en secreto hasta ahora.

Después de 21 años, VORÁGINE pudo establecer el nombre del paramilitar encapuchado que les daba órdenes a los militares. Se trata de Marlon Andrés Castañeda Higuita, un aliado de la Fuerza Pública que el bloque Cacique Nutibara le entregó al Ejército para que identificara a supuestos guerrilleros. Dentro de las filas de la organización ilegal el hombre era conocido con el alias de ‘El Gomelo’. El hallazgo se dio luego de contrastar con documentos oficiales la versión que dio desde la cárcel Juan Carlos Villa Saldarriaga, exparamilitar conocido como ‘Móvil 8’, en una entrevista con el autor de esta nota. La conversación, en la que el entrevistado solo mencionó el alias de la persona, tuvo lugar  en la estructura Erón de la cárcel La Picota  de Bogotá en el año 2020, pero no había sido publicada.

‘Móvil 8’ también dio algunos detalles desconocidos de la alianza entre el Bloque Cacique Nutibara y la Fuerza Pública para ejecutar la Operación Orión. El excomandante paramilitar aseguró que para desarrollar el operativo hubo un desembarco de militares en la vereda La Loma, de la Comuna 13. En ese lugar tres mandos del bloque le habrían entregado siete guías al Ejército, entre los que se encontraba Marlon Andrés Castañeda, o  ‘El Gomelo’. Este último había sido capturado antes del operativo, pero, según ‘Móvil 8’, la Fiscalía le permitió volver al grupo ilegal para que participara en la intervención en la Comuna 13: “antes de Orión el CTI nos lo devolvió”.

Mientras sus guías les daban instrucciones a los militares en la Comuna 13, ‘Móvil 8’ transportó a una persona que era un enlace entre la Cuarta Brigada del Ejército, en ese momento comandada por el general Mario Montoya, y el Bloque Cacique Nutibara. Durante la Operación Orión ese sujeto se encargó de hacer videos y llamadas desde una casa que le pertenecía a los paramilitares.

El saldo del operativo, según un informe de la Corporación Jurídica Libertad (citado por la Comisión de la Verdad) fue de 576 detenciones arbitrarias, seis desaparecidos y 10 personas asesinadas que fueron señaladas de terroristas. La justicia ha llegado a conclusiones diferentes que la que expuso Uribe en Medellín, según la cual con ese operativo los paramilitares fueron expulsados de esa zona.  “Después de la operación Orión el Bloque Cacique Nutibara ingresó y se hizo hegemónico en la comuna 13. Al dominio del Bloque Cacique Nutibara le siguieron las expulsiones, los desplazamientos y las desapariciones forzadas a partir de fines de 2002 y durante todo el 2003”, se lee en una sentencia qdel Tribunal Superior de Medellín. La zona nunca se pacificó.

Ese control tuvo implicaciones en la vida de las personas del sector, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) ha revelado que se estima que entre 2002 y 2003 fueron desaparecidas unas 200 personas en la Comuna 13. 

‘El Gomelo’: un criminal aliado del Estado

Marlon Andrés Castañeda aparece en documentos judiciales que dan cuenta de que su alias efectivamente era ‘El Gomelo’. Allí también se puede leer que militó en los Comandos Armados del Pueblo (organización armada que las autoridades asociaban a la subversión), que fue aliado de instituciones del Estado y que se integró a las estructuras paramilitares Cacique Nutibara y Héroes de Granada. ‘El Gomelo’  fue asesinado por sus propios compañeros de armas.

Parte de su historia quedó consignada en una nota de Teleantioquia publicada en  2018. “Marlon Castañeda había ingresado a las milicias de las Farc, pero decidió sumarse a la causa contraria y se unió a la red de informantes que se promovía para la época”, dijo la periodista.

A eso se suman las declaraciones de ‘Móvil 8’, quien aseguró que para el momento de la Operación Orión ‘El Gomelo’ ya hacía parte del Bloque Cacique Nutibara y había sido capturado ese mismo año. La captura se constata con una minuta de los calabozos del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) en Medellín, a la que VORÁGINE tuvo acceso. En ese documento aparecen los nombres de los capturados que estaban en ese lugar en septiembre de 2002: Marlon Andrés Castañeda Higuita aparece varias veces mencionado como detenido, en la primera es ilegible la fecha y la segunda fue el 11 de septiembre. Otra anotación con el mismo nombre quedó fechada el 10 de septiembre, tiene rótulo de “reingreso capturado” y reza: “Marlon Andrés Castañeda Higuita el cual se encontraba rindiendo indagatoria en la oficina de la (ilegible) de la Cuarta Brigada”.

Portada de la minuta del DAS en Medellín.
Minuta del DAS en Antioquia con el nombre de Marlon Andrés Castañeda Higuita.

Su alianza con las autoridades empezó por los mismos días. El 19 de septiembre de 2002 se dio la operación Saturno II en la Comuna 3 de Medellín. El informe Libertad: rehén de la “seguridad democrática” da cuenta de que Marlon Andrés le contó a las autoridades que participó en ese operativo y le indicaba a las fuerzas del Estado a quién capturar. “Retenían al que yo conocía, los capturaban y no sé dónde los llevaban, aquí en el DAS los trajeron a todos y aquí se corroboró por parte mía si eran o no eran”, aseguró. En esa operación fueron capturadas 14 personas y todas lograron demostrar su inocencia. 

Luego, vino la Operación Orión en la que Marlon Andrés también participó. Las alianzas entre la institucionalidad y los paramilitares en medio de ese operativo han sido documentadas por instancias judiciales. Por ejemplo, en una sentencia del Tribunal Superior de Medellín se lee: “La operación Orión es otra clara muestra de este entramado de relaciones, pues constituyó una operación concertada entre el Ejército Nacional al mando del General Mario Montoya Uribe, la Policía Nacional al mando del General Leonardo Gallego Castrillón y el Bloque Cacique Nutibara, al mando de Diego Fernando Murillo Bejarano”.

Marlon Andrés tenía cuatro órdenes de captura por homicidio, terrorismo, tráfico y porte de armas, pero no fue capturado. Después de haber participado en Orión y en Saturno II, sirvió de testigo contra una persona que había sido capturada en medio de la primera operación. Sin embargo, sus dichos fueron cuestionados por la Fiscalía 60 Delegada de Medellín que pidió dejar en libertad al detenido: “los testimonios aportados por los ciudadanos William de Jesús Betancur, y Marlon Andrés Castañeda, adolecen de muchas ambigüedades, son contradictorios, amén que nos merecen muchos reparos, como quiera que no fueron rendidos dichos testimonios ante una autoridad judicial competente, con todas las formalidades de ley”.

A lo anterior se sumó que la Fiscalía 60 dejó al descubierto que el Estado perdió el rastro de Marlon Andrés: “ni siquiera en el DAS les tomaron los datos de su residencia, trabajo, o alguna información que pudiera servir para dar con el paradero de éstas”. Eso no es un detalle menor por las fechorías que hizo después  ‘El Gomelo’. 

Tras participar en la Operación Orión, Marlon Andrés siguió en el paramilitarismo. Así lo contó ‘Móvil 8’: “llegó a ser político de las autodefensas”. Un organigrama del Bloque Héroes de Granada (estructura armada que se creó en 2004), elaborado por la Fiscalía confirma lo dicho por Villa: aparece Marlon Andrés con el alias de ‘El Gomelo’.

Organigrama del bloque Héroes de Granada de los paramilitares.

Con toda esa información, le preguntamos a un defensor de derechos humanos que conoce el expediente de la Operación Orión si se le hacía familiar el nombre de Marlon Andrés Castañeda Higuita, a lo que respondió: “Alias ‘El Gomelo’, había sido capturado días antes por el DAS… Es quien sale en la famosa foto de Jesús Abad Colorado”. Todos esos elementos confirmaron la identidad del encapuchado. 

Camilo Andrés, el otro ‘Gomelo’

Otro de los alias que reveló ‘Móvil 8’ en la entrevista como uno de los guías que el Bloque Cacique Nutibara le proporcionó al Ejército es el de ‘Camilo Gomelo’. Se trata de Camilo Castañeda Higuita, hermano de Marlon Andrés, quien aseguró en notas periodísticas que cuando se dio la Operación Orión estaba secuestrado. En cualquier caso, ese era su alias en las estructuras paramilitares. El excomandante entrevistado en la cárcel confirmó que alias ‘El Gomelo’ y ‘Camilo Gomelo’ eran hermanos.

Camilo también hizo parte de los CAP, como lo demuestra un documento de la Fiscalía que conoció este medio, en el cual es referenciado como integrante de ese grupo y hay información sobre una orden de captura que pesaba en su contra. Antes de la operación Orión, Camilo se unió al Bloque Cacique Nutibara y se desmovilizó en 2005 de la misma estructura armada en la que estaba su hermano: el Bloque Héroes de Granada.

Documento de la Fiscalía en el que aparece Camilo Castañeda Higuita, alias Camilo Gomelo.

El rol de Camilo en el paramilitarismo quedó consignado en un informe de la Fiscalía: “Era el encargado de “administrar” las viviendas que eran despojadas, las cuales ‘adjudicaba’ o ‘alquilaba’ a integrantes del grupo o personas de sus afectos. En la actualidad se presenta como líder social a través de una escuela de fútbol”.

Camilo se mostraba en medios de comunicación como un gestor social de la Comuna 13 por medio de su fundación Sembrado Paz y Esperanza en las comunas. Sin embargo, hay indicios de que siguió delinquiendo. En un informe de diciembre de 2020, conocido por VORÁGINE, la Fiscalía lo señala de ser uno de los integrantes de la cúpula de un grupo criminal conocido como La Divisa, que opera en la Comuna 13, y se dedica al narcotráfico, la extorsión, entre otras actividades ilícitas. Además, la investigadora que elaboró el documento precisó que su alias en la organización es ‘Gomelo’.

En febrero de 2022, Camilo se encontraba en juicio señalado por la Fiscalía de concierto para delinquir y desplazamiento forzado. Sin embargo, no ha sido condenado.

Le puede interesar: Las conexiones con los ‘paras’ de un caballista que le vendió tierra a Argos

La entrevista con ‘Móvil 8’

Juan Carlos Villa es una de las pocas personas vivas que puede dar cuenta de las alianzas entre los paramilitares y la Fuerza Pública para la Operación Orión. En un organigrama hecho por la Fiscalía, conocido por VORÁGINE, identificaron 11 excomandantes del Bloque Cacique Nutibara, de los cuales hay ocho muertos y un desaparecido.

‘Móvil 8’ asegura que si fuera admitido por la JEP entregaría más información y afirma que apoyó una campaña a la presidencia de Álvaro Uribe. También cuenta que cuando el Cacique Nutibara se desmovilizó, en diciembre de 2003, a él le ordenaron seguir en armas y hacer parte del Bloque Héroes de Granada. Esta última estructura se desmovilizó en 2005, pero, según su relato, en ese momento tampoco lo dejaron someterse a la justicia. Siguió delinquiendo hasta 2008 en Medellín, cuando lo capturaron y lo condenaron a 40 años por el homicidio de dos personas. 

El entrevistado se queja del tratamiento que le ha dado la justicia y lamenta no haber tenido ningún beneficio jurídico de los que tuvieron sus excompañeros de armas que se acogieron a la ley de Justicia y Paz (que contemplaba penas de ocho años de cárcel). Él lleva 15 años en prisión. 

Usted ha dicho que le proporcionaron guías al Ejército para que entrara a la Comuna 13 en medio de la Operación Orión, ¿cómo fue eso?

Nosotros le entregamos siete muchachos de las autodefensas al Ejército para que fueran sus guías. El de la foto que se hizo famosa de un encapuchado señalando era uno al que le decíamos ‘El Gomelo’. Él había sido capturado en una de las operaciones que el Ejército lanzó antes y estaba en el programa de protección a testigos, pero antes de Orión el CTI nos lo devolvió. Incluso después llegó a ser político de las autodefensas, pero en 2004 la misma organización lo asesinó por cosas internas. 

¿Cómo se llamaban esos guías?

Les decíamos ‘Tilili’, ‘Gomelo’, ‘Tilico’, ‘La Zarca’, ‘Camilo Gomelo’ y otros que no le voy a decir.

¿Cuál fue su papel en la Operación Orión?

Yo estaba en San Cristóbal escoltando a una persona clave para la Operación. Era alguien de la Fuerza Pública encargado de hacer videos, un enlace entre la Cuarta Brigada y las AUC. Lo cuidamos entre ‘King Kong’ (Hernán Darío Aristizabal), ‘El Paisa’ y yo. Lo teníamos que mover a hacer llamadas y videos, lo volvíamos a subir a El Cebollal, a una casa nuestra. Desde ese punto se ve toda la Comuna 13.

¿Y después de la Operación cómo fue la relación que usted tuvo con la Fuerza Pública?

Yo entraba hombres armados en camionetas con vidrios oscuros, una Hilux verde, y la Fuerza Pública me abría las vallas. La Fuerza pública se hacía la loca con los paramilitares. Nosotros hicimos una alianza con el Estado y nos torcieron (traicionaron).

¿Conoció a Mario Montoya?

Él era comandante del Mecanizado Juan del Corral en Rionegro. Yo estuve a sus órdenes cuando presté servicio militar.

¿Y a Marta Lucía Ramírez?

Ella tendría que responder como ministra. El Ejército entró por la zona de los paramilitares. Las tropas desembarcaron en la vereda La Loma (San Cristobal), les entregamos los guías ‘El Negro Elkin’ (Elkin de Jesús Loaiza), ‘King Kong’ y yo.

¿A Álvaro Uribe?

En 2002 fui uno de los que aporté a la campaña de Uribe. En las zonas que controlaba (San Cristóbal, Robledo, Comuna 6 y parte de la 13) dimos la orden de votar por Uribe y a la oposición la sacábamos, no los dejábamos hacer campaña. Todo lo que sobró (el material electoral) de esa campaña fue quemado.

¿Y qué puede decir usted sobre los desaparecidos de La Escombrera?

Yo estoy dispuesto a contar ante el Estado y las madres. Me han reclamado muertos cuando las autodefensas no habían llegado. Estoy dispuesto a entrar a un debate con las madres y quitarles ese manto de la vista. Yo hice marcaciones de dónde estaban los cuerpos en una diligencia judicial, luego me llevaron a otra y me di cuenta que habían corrido las marcaciones, donde yo las hice no removieron nada. En la Escombrera no hay más de 50 cuerpos de la Operación Orión.

‘Móvil 8’ y la rama judicial

¿Cómo ha sido su contacto con el poder judicial?

Cuando a mí me capturaron llegué a la cárcel de Bellavista y Justicia y Paz empezó a sacarme a entrevistas vendiéndome la idea de que me iban a desmovilizar (acogerlo a la ley de Justicia y Paz). Si soy paramilitar que me den tratamiento de paramilitar, pero me tratan como social (persona que cometió delitos comunes). El Ministerio Público dijo que me estaba autoincriminando en esas entrevistas. Ahora cada cuatro años me sale un homicidio nuevo, una desaparición. Voy a terminar con cadena perpetua. Todo lo que hablé en Justicia y Paz lo llevaron a la justicia ordinaria. 

¿Por qué quiere entrar a la JEP?

La información que tengo es valiosa para las víctimas.

¿Por qué la JEP lo aceptaría?

Yo seguía regido a un grupo armado de autodefensas. A mí me están juzgando por hechos del paramilitarismo desde 1999. ¿Si yo soy paramilitar por qué no me acogen? Yo tengo la verdad, la he entregado a la Fiscalía, me he acogido a sentencia anticipada.

¿Qué otras verdades tiene?

Hay muchas. Son cosas que se sabrán en su debido tiempo o se quedarán conmigo si no soy sometido a la JEP o a Justicia y Paz. ¿Por qué nos quieren callar? Yo no estoy pidiendo que me pongan en libertad, sino que me den una pena alternativa que pueda pagar. El Estado me entregó un fusil, me entrenó y me lo volvió a quitar. Le pido a la JEP que nos escuche, estamos dispuestos a contar la verdad. Todos mis procesos tienen que ver con el paramilitarismo.

Ustedes violaban los derechos humanos y el derecho internacional humanitario…

Eso se tenía presente. De pronto que se torturara, no más al retener a alguien ya había tortura psicológica. Tenía que ser 60% o 70% seguro que la persona que llevábamos las matábamos para que no nos delataran. Salía información de la Policía, de Juntas de Acción Comunal, de la Alcaldía. Yo llegué a tener un folleto de los que estaban tildados de ser guerrilleros.

¿De la Cuarta Brigada?

Probablemente. Fue un aliado de las autodefensas.

¿Y la Policía?

Nos decían “no mate en mi zona”.

¿Y las Convivir?

Eran un brazo de nosotros.

¿Y sobre los empresarios que los financiaron?

En Medellín hubo finqueros grandes y empresas que aportaron. Empresas de flores, de marranos, de ganadería, Colanta, Postobón, Pilsen…

Deme nombres de los empresarios…

Todo a su tiempo. ¿Cuántas fincas hay en el corregimiento de San Félix? En San Cristóbal Las Flores, centros comerciales, funerarias, sólo se nos escapaba la Iglesia. 

¿Sigue en contacto con Don Berna?

A veces él pide entrevistas para que le ayude a esclarecer los hechos de la Operación Orión. ‘Jerónimo’ me tiene que autorizar para hablar del Héroes. 

¿Y si usted entrara a la JEP esperaría autorización de ellos?

Lo haría de manera libre. Si la JEP me llama a mí contaría todo, yo no he contado nada. De la Operación Orión debemos quedar vivos tres  o cuatro (paramilitares). El resto están esperando porque la luz de ellos soy yo, dicen que si me reciben a mí se meten ellos. 

¿Cómo garantiza que esto no sea una estrategia mediática?

Si los que están en la cárcel comprueban que estoy mintiendo, estoy dispuesto a seguir cumpliendo la pena que tengo. 

¿Qué opina de que a la JEP entren exmandos de las AUC?

En alguna medida no estoy de acuerdo porque ellos ya se desmovilizaron ¿Pero qué están haciendo ellos para someter a sus hombres que están en las cárceles?

¿Entonces su reclamo va dirigido a esos excomandantes?

También a la JEP. Hemos llevado cualquier cantidad de derechos de petición para someternos, quizás somos miles de hombres regados en las cárceles pidiendo un sometimiento para que seamos escuchados. Tenemos el compromiso y el deber moral de aportarle a la memoria histórica de Colombia toda la verdad que sabemos como autodefensas. Hablo por los desmovilizados, hubo muchos engañados por el Estado que les dio un perdón y luego los capturó por los mismos delitos. Salieron y no les dieron oportunidades y tuvieron que volver a empuñar armas para llevarle comida a sus hijos. Cogieron las armas porque los estaban matando, podía ser el Estado, la organización o los enemigos que dejaron desmovilizar. ¿Qué pasa con esa historia? ¿Colombia tiene toda la verdad? ¿Será que nuestros comandantes saben toda la verdad? ¿Cuántos comandantes han hablado en Justicia y Paz y han implorado que sean sometidos unos hombres que estamos más mencionados que los propios desmovilizados que están diciendo verdades a medias? Unos hablaron por mí, pero no saben la historia. No he contado mi verdad.

Los problemas de ‘Móvil 8’ para desmovilizarse

Pero usted tuvo la oportunidad de desmovilizarse…

Si me desmovilizaba me mataban.

¿Quién?

La misma organización.

¿Por qué no se desmovilizó?

Para formar otros grupos. Cuando se desmovilizó el Cacique salí para Cristales (nordeste antioqueño) muy cerca a dos escuelas de entrenamiento: Corazón y Percherón. Ahí se recogieron entre 80 y 100 hombres que no dejaron desmovilizarse. Duramos unos meses esperando cómo se iba a llamar ese nuevo grupo: Héroes de Granada, que se creó en 2004 en San Carlos. Nos llegaron brazaletes, ropa y comenzamos a hacer una escuela de entrenamiento llamada Sancocho en una vereda. Era comandante de escuadra (compuesta por 40 hombres) y llegué a comandante de compañía (100 efectivos). En ese entonces el comandante era ‘Jerónimo’ o ‘Duncan’. En 2005 me volvieron a sacar a Medellín. 

Es decir, que hubo una parte importante del Cacique Nutibara que no se desmovilizó…

Sí. En 2004 llegamos a Santuario (Antioquia), allá llegó toda la gente para formar ese bloque que se fundó cuando se desmovilizó una parte del Cacique Nutibara. En otras instancias contaremos qué fue lo que realmente pasó con el Cacique. Con la creación del Héroes se vino una confrontación con el Bloque Metro en Rionegro, La Ceja, El Retiro, Abejorral, Marinilla, Santuario, Guarne, Granada, Cocorná, San Carlos, San Luis, San Vicente de Chucurí, La Concha, Alejandría, San Roque, Cristales.

¿Cuánta gente murió en medio de esa confrontación?

Es duro decirlo, pero fueron centenares los muertos.  

¿Por qué empezó esa confrontación?

‘Doble Cero’ (Carlos Mauricio García, uno de los fundadores de las AUC) no se rigió a las normas, él no estaba de acuerdo con el narcotráfico. Además, fue el único que no quiso cambiarse el nombre para llamarse Cacique Nutibara. Era un hombre cercano a Castaño.

¿Quién le dio la primera orden de no desmovilizarse?

‘Elkín’ me dijo que me presentara donde ‘Duncan’. 

¿Qué hacía con ese bloque?

Manejaba todas las veredas de San Carlos y combatía a los grupos de guerrilla. La otra misión era arreglar las veredas para que retornaran las familias.

¿Y cómo se financiaban?

No sé si de otras zonas o con lo que nos mandaba ‘Don Berna’. 

¿Las empresas que operaban las represas los financiaron?

Hay una represa en la cabecera de San Carlos, cuando nosotros estábamos llegaron unas empresas importantes para abrir esa represa. No sé si salía financiación de ahí, puede ser, es lo más lógico. Los tres alcaldes de 2003 a 2005 fueron llamados ante la Fiscalía. 

¿Eran de ustedes esos alcaldes?

Sí, fueron absorbidos por las autodefensas.

Después usted salió del Héroes de Granada y lo volvieron a llevar a Medellín, ¿cuándo fue eso?

A principios de 2005, antes de que se desmovilizara el Héroes de Granada. Necesitaban un hombre que manejara las zonas que tenía ‘El Negro Elkin’ (desde Robledo hasta la Comuna 13), excomandante mío, ya que se iba a desmovilizar ese bloque. Fui llevado a una reunión con ‘Elkin’ y ‘Don Berna’, me dijeron que tenía la misión de cuidar a todos los desmovilizados que llegaran a la zona y controlar a los que llegaban del Héroes. Eso hice hasta el día de mi captura sin que se le hubiera dado un nombre al grupo. 

¿Quién le dio la orden?

‘El Negro Elkin’ en la cárcel de Itagüi por órdenes de ‘Don Berna’. Le dije que me dejara desmovilizar, pero me dijo “no, lo necesito para otra cosa”.

¿Por qué no denunció?

¿Y cómo protegía a mi familia? Prefería morir en armas antes que ver a mis familiares muertos.

¿Qué hacían los hombres bajo su mando?

Le pedíamos plata al comercio. 

¿Y la droga?

En una reunión en Itagüí, ‘Don Berna’ dijo que si se permitía la droga se dañaba la zona. Hasta 4 meses antes de mi captura dieron la autorización para el microtráfico.

¿La vendían ustedes?

Sí, cosa que no le gustaba mucho a ‘Don Berna’. Él nos dijo que si lo extraditaban se armaba una guerra y así fue. ‘El Negro Elkin’ era de Urabá y lo mataron cuando salió. De 2006 a 2008 se dio una guerra porque querían entrar Los Urabeños y los combos no dejaban. 

¿Qué mensaje tiene para las víctimas?

Que me perdonen, que entiendan que yo también fui víctima. Lo que hice en las autodefensas fue por sed de venganza por el asesinato de mi papá al frente de mi mamá y de que la hayan secuestrado a ella para que nos entregaramos. A mí me imploraban que no los matara y que ellos sabían que eran guerrilleros. Eso pasaba, yo me llevaba gente y me buscaban los papás y les decía que el problema no era con ellos. Hay muchas personas que están diciendo que yo los desplacé y eso no fue así.

¿Qué tiene que decir sobre eso?

En 2005 con la Alcaldía de Medellín, y por orden de ‘Don Berna’, entregué 150 casas que fueron despojadas por el Cacique después de la Operación Orión. En ese entonces ‘King Kong’, ‘El Paisa’ y yo no quitamos casas, nunca desplazamos a una familia. Esa orden la dio ‘El Negro Elkin’. Para el momento de la entrega de casas yo estaba en armas. 

¿Cuáles funcionarios llegaron a esa entrega?

Todo a su debido tiempo.

El ingreso a los paramilitares

¿Cómo fue su entrada a los paramilitares?

Yo llegué a San Félix y hablé con ‘Arturo’ que era de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU) y había sido del Ejército Popular de Liberación (EPL). Sacó una lista de “milicianos” entre los que estaban mis hermanos y mis amigos de infancia. Yo le dije que ellos no eran guerrilleros. Entonces saqué a todos esos muchachos a una reunión con él y aclararon el asunto. Después de eso él me dio la orden de tomarme el barrio como comandante urbano. Nos dieron fusiles y eso fue como echarle leña al fuego. Nos vimos en la obligación de ir a San Cristóbal. 

¿Y qué hacía en las ACCU?

Yo hice parte de las ACCU, de la casa Castaño. Comenzamos a disputarnos el control del corregimiento de San Cristóbal en Medellín y nuestro objetivo era la Comuna 13. Sacamos un mapa del corregimiento con todos los barrios para empezar a combatir y empezamos a limpiar (asesinar personas que eran señaladas de ser guerrilleras). A mediados del 2002 pasamos a ser Autodefensas Unidas de Colombia y nos hicimos llamar Cacique Nutibara. ‘Don Berna’ dio la orden de que todos los combos que operaban en Medellín empezaran a hacer parte del bloque y aquellos que no quisieran tenían que combatirse. Si alguna de esas estructuras iba a matar a alguien, o a hacer cualquier cosa, tenían que pedir autorización. ‘Don Berna’ era dueño y amo de Medellín entero, él es un referente para nosotros. 

¿Por qué se unió a los paramilitares?

Cuando matan a mi padre a los días secuestraron a mi madre y me hieren a mí. Querían que mis hermanos se entregaran en canje de mi madre.

¿Por qué?

Mis hermanos eran bandidos de barrio. Incluso cuando yo ya estaba en las ACCU llegué al barrio y les dije que iba a absorber los combos, uno de ellos me bravió, le dije que no fuera tan bruto y mirara las armas que yo cargaba. Yo tenía armas automáticas y ellos apenas unos changones. Ahí se convenció, los bandidos tenían que ser razón social de las autodefensas. 

¿Por qué la guerrilla se ensañó con su familia?

La guerrilla empezó a tildar el barrio Las Peñitas de paramilitar porque se enteraron de que yo estaba en las Accu.

¿Cómo resultó herido usted?

Yo quedo herido y me mandaron a recuperar a una finca. Al finquero le mataron al hijo y por él fue que entraron las Autodefensas. 

¿Quién?

Llegará el tiempo que sabrán el nombre de él, fue un señor que quedó en la ruina porque nos apoyó con todos los recursos. 

* Todos los derechos de la fotografía que VORÁGINE publica le pertenecen a Jesús Abad Colorado. La foto de Natalia Botero a la que hace alusión este artículo hace parte del archivo de la Revista Semana.

Lea también: Dueños del Parqueadero Padilla: sus negocios con ‘paras’ y empresarios del Valle

Artículos Recientes

El exsenador uribista Ciro Ramírez, en juicio por corrupción, fue mencionado en otro caso desconocido hasta ahora. VORÁGINE accedió a la denuncia y a las pruebas.
El exsenador uribista Ciro Ramírez, en juicio por corrupción, fue mencionado en otro caso desconocido hasta ahora. VORÁGINE accedió a la denuncia y...
que incluye catálogos con fotos de niños y niñas y servicios privados de transporte para mover a extranjeros con las víctimas. Autoridades tomaron medidas tarde.
En Medellín hay redes que ofertan supuestos paquetes turísticos que esconden casos de explotación sexual infantil. Federico Gutiérrez anunció medidas...
Hotel Gotham Medellín Casacol
VORÁGINE revela un negocio entre el dueño del hotel donde un estadounidense entró con dos niñas, y un exmilitar gringo capturado por explotación sexual....
Petro promesas ambientalistas
El presidente ha recibido elogios por sus discursos ambientalistas pero, en la práctica, la mayoría de sus promesas sobre medio ambiente están estancadas....