Los niños reclutados a la fuerza no son máquinas de guerra

El ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, justificó el bombardeo a un campamento de disidencias de las Farc en el Guaviare, en el que había menores de edad, con el argumento de que una vez están en la guerrilla, los niños y niñas que son reclutados a la fuerza pasan a ser “máquinas de guerra”. En realidad, esos menores son doblemente víctimas: primero por culpa de los grupos ilegales que los obligan a tomar las armas y, luego, por culpa del Estado, que debería protegerlos.

12 de marzo de 2021

Por: Angie Pik

¿Quieres
apoyarnos?

CLIC AQUÍ

Acerca del autor

Angélica Penagos (Angie Pik)
Ilustradora, diseñadora y publicista. Como freelance ha realizado trabajos en ilustración de literatura infantil a nivel nacional e internacional, además de preproducción para audiovisuales con storyboards para marcas multinacionales bajo las productoras Weik Studio y CinexTv. Ilustradora de la investigación premiada de tres artículos para revista SEMANA (El caso de Dimar Torres) de José Guarnizo. Ha creado material para clientes independientes en el sector del entretenimiento y publicitario incluida la Alcaldía de Bogotá. Fundadora de Bocoré, marca dedicada a la transformación social y el reconocimiento de la belleza colombiana en todo el mundo.
Leer más

Queremos escucharte

¡Escríbenos!

CONTACTO

Suscríbete

Recibe periódicamente en tu correo electrónico las últimas historias de Vorágine – Periodismo Contracorriente.

Comentarios

0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comments
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios

Artículos recientes

VER MÁS