El ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, justificó el bombardeo a un campamento de disidencias de las Farc en el Guaviare, en el que había menores de edad, con el argumento de que una vez están en la guerrilla, los niños y niñas que son reclutados a la fuerza pasan a ser “máquinas de guerra”. En realidad, esos menores son doblemente víctimas: primero por culpa de los grupos ilegales que los obligan a tomar las armas y, luego, por culpa del Estado, que debería protegerlos.
12 de marzo de 2021
Por: Angie Pik

Artículos Recientes

Por: Vorágine | 30 de noviembre de 2022 | Categorías: Especial | Etiquetas: Aplicaciones digitales, Domicilios, Rappi
¿Por qué pese a la situación límite de derechos laborales de las personas que trabajan entregando domicilios para aplicaciones digitales como Rappi,...
Por: La Liga Contra el Silencio | 30 de noviembre de 2022 | Categorías: Investigación | Etiquetas: Córdoba, Rafael Moreno, Violencia contra periodistas
Siete periodistas han sido asesinados desde 1988 en este departamento, donde la corrupción, la violencia narcoparamilitar y las alianzas entre poderes...
Por: Vorágine | 28 de noviembre de 2022 | Categorías: Fact checking | Etiquetas: comisión de la verdad, Desinformación
El informe final recoge una amplia investigación histórica sobre el conflicto armado en Colombia entre 1958 y 2016. Aunque en el texto sí se mencionan...
Por: Vorágine | 25 de noviembre de 2022 | Categorías: Fact checking | Etiquetas: Desinformación
Líderes políticos y usuarios de redes sociales desinforman asegurando que esa entidad solo señaló las responsabilidades del Estado en el conflicto...