Mujer denuncia graves secuelas por trabajar para senador del Centro Democrático

Lo hizo a través de una tutela que primero fue fallada a su favor por el Tribunal Superior de Cartagena y que luego revocó la Corte Suprema de Justicia.

2 de junio de 2021

Por: Equipo Vorágine

En 2017, Clarisa* denunció que fue despedida de la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) del senador del Centro Democrático, Fernando Araújo Rumié. Lo hizo a través de una tutela que primero fue fallada a su favor por el Tribunal Superior de Cartagena y que luego revocó la Corte Suprema de Justicia.

Según el expediente judicial, Clarisa comenzó a trabajar con el senador Araújo el 24 de abril de 2015, año en el que hubo elecciones regionales y el entonces congresista le pidió apoyo en la gestión política, lo cual aumentó “considerablemente la carga laboral”.

Dice que en 2016 las cosas empeoraron por cuenta del plebiscito para refrendar  el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc, pues además de cumplir con sus deberes en el Congreso, tenía que trabajar para cumplir el cometido del partido que se oponía al acuerdo. Clarisa denunció entonces ser víctima de “acoso laboral” y dijo que le afectó su estado de salud, al punto de que tuvo que ser internada de urgencias e incapacitada, por cuenta de “un dolor intenso en las extremidades, cefalea tensional y depresión, todas relacionadas con estrés laboral”.

Según la denunciante, a partir del 30 de septiembre de 2016 comenzó a ser atendida por médicos especialistas en ortopedia, fisiatría, reumatología, medicina interna del dolor, psicología y psiquiatría. El diagnóstico es lo más parecido a un coctel de enfermedades producto del acoso laboral: “Fibromalgia, cervicalgia, mialgia, bursitis de hombro, tendinitis de manguito rotador, trastorno disco cervical con radiculopatia, túnel del carpio bilateral y trastorno de ansiedad”. Dice la mujer que todas estas enfermedades tuvieron su origen en las condiciones laborales a las que fue expuesta por el senador uribista.

Todas estas patologías las controla con fuertes analgésicos, según se lee en la acción de tutela, “lo que le impide el desarrollo normal de sus actividades y le implica tomar medicamentos antidepresivos”.

Desde el 26 de octubre de 2016 hasta la presentación de la tutela en 2017, Clarisa estuvo incapacitada. Luego vino la noticia que la acabó de deprimir: fue declarada insubsistente por parte del Senado de la República el 25 de abril de 2017. Y ahí comenzó su lucha para que la reintegraran al trabajo y, lo más importante, la atendieran en la EPS Sanitas, que la desvinculó una vez el Senado la despidió.

La sentencia de primera instancia llegó a su favor el 24 de mayo de 2017: “Clarisa acreditó estar inmersa en una situación de vulneración al ser despedida durante el tiempo que estuvo incapacitada, situación que además afectó su mínimo vital, porque dejó de percibir el auxilio prestacional o salarial que permitiera solventar sus necesidades básicas”.

El Tribunal Superior de Cartagena le ordenó al Senado de la República el reintegro inmediato de Clarisa al mismo cargo que ocupaba o a uno de igual o superior categoría dentro de la UTL del senador Fernando Araújo, con el pago de todos los salarios, prestaciones sociales y aportes a la seguridad social causados desde su desvinculación. También obligó a la EPS Sanitas el pago de las incapacidades prescritas desde el primero de marzo de 2017.

El senador Araújo y la secretaría del Senado impugnaron la sentencia, argumentando que la tutela no es el mecanismo de defensa judicial idóneo para lograr lo que Clarisa pretendía. La Corte Suprema les dio la razón y revocó la sentencia del Tribunal de Cartagena. 

Fernando Araújo Rumié hace parte de un poderoso clan político y empresarial del departamento de Bolívar. Es hijo del político conservador Fernando Araújo Perdomo (ministro durante los mandatos de Andrés Pastrana y Álvaro Uribe) y nieto de Alberto Araújo Merlano, fundador de los hoteles Capilla del Mar y Las Américas en Cartagena, y de la inmobiliaria Araújo & Segovia, entre otras empresas.

“Si bien las pruebas adosadas dan cuenta de que la actora padece de fibromialgia, cervicalgia, mialgia, bursitis de hombro, tendinitis de manguito rotador, trastorno disco cervical con radiculopatia y túnel del carpio bilateral (…) trastorno de ansiedad que le significaron varias incapacidades, ello no es suficiente para reconocerle la estabilidad laboral reforzada, que reclama en tanto no es posible categorizarla como trabajadora en situación de discapacidad física, psíquica y sensorial”, sentenció el máximo órgano de justicia.

Así las cosas, Clarisa recibió un portazo del Congreso y del partido político al que le entregó varios años de trabajo, que la llevaron a padecer todas las enfermedades que hasta la misma Corte Suprema reconoce.

Vorágine le escribió al senador Fernando Araújo pero no obtuvimos respuesta.

*Nombre cambiado por seguridad.

¿Quieres
apoyarnos?

CLIC AQUÍ

Acerca del autor

Vorágine
Somos un medio digital independiente que nació el 1 de junio de 2020 para investigar y contar historias relacionadas con la vulneración de los derechos humanos y la corrupción en cualquier nivel, público o privado. Creemos que el periodismo es contrapoder o no puede llamarse periodismo, y le apostamos a las narraciones de largo aliento, las ilustraciones y el cómic periodístico. Si tienes una historia que compartirnos, escríbenos a [email protected]
Leer más

Queremos escucharte

¡Escríbenos!

CONTACTO

Suscríbete

Recibe periódicamente en tu correo electrónico las últimas historias de Vorágine – Periodismo Contracorriente.

Comentarios

0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comments
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios

Artículos recientes

VER MÁS