Álex Flórez, una creación de Daniel Quintero rodeada de cuestionamientos

Flórez, además de los escándalos recientes, nunca terminó de explicar satisfactoriamente por qué estuvo viviendo en una enorme casa de un contratista corrupto señalado de saquear a la isla de San Andrés. Estos son los líos que poco se conocen del senador. 

11 de septiembre de 2022

Por: Equipo Vorágine 

Han pasado casi dos semanas desde que el senador Álex Flórez insultó a dos patrulleros de la policía a la salida del Hotel Caribe de Cartagena, en medio de una grotesca escena en la que apareció borracho y agresivo. Les gritó “asesinos” a unos agentes que estaban allí por un llamado del personal del hotel. 

El senador, de guayabera blanca y pantalón claro, gritaba con todas sus entrañas mientras grababa con su celular a los policías. Entre más su escolta intentaba contenerlo, abrazándolo por detrás, Flórez más pataleaba y manoteaba, como si fuese un adolescente que está listo para irse a los puños a la salida del colegio. 

Dos días después, Florez dijo en un video que tenía problemas con el alcohol, pidió perdón a los colombianos y aseguró que se sometería a un tratamiento para dejar la bebida. Luego presentó a la secretaría del Senado una incapacidad médica por enfermedad general no remunerada, lo que le significó quince días sin ir a trabajar.

Más allá del tema del reconocimiento de una adicción, los actos protagonizados por Flórez dejaron varios cuestionamientos en el aire. El primero tiene que ver con el rol que jugaron sus escoltas en el incidente. Un hombre designado y pagado por el Estado para salvaguardar la seguridad de un congresista, termina lidiándole una borrachera a altas horas de la madrugada.

Por otro lado, una vez más quedó puesto sobre la mesa el debate alrededor del turismo sexual en Cartagena, ese que esconde, en muchos casos, redes de explotación a mujeres y adolescentes, e incluso a menores de edad. En el reporte del incidente que hizo la policía quedó consignado que el altercado en el Hotel Caribe se originó cuando no le permitieron al congresista entrar con una mujer a su habitación. Si bien Flórez aseguró en varias entrevistas que se trataba de una chica que había conocido en una discoteca, Noticias RCN dio a conocer el testimonio de una joven de 19 años que dijo que el senador la había abordado en los alrededores de la Torre del Reloj para contratar sus servicios de dama de compañía.

Flórez llegó al Senado tras ser incluido en el puesto 11 -un número privilegiado en elecciones legislativas- de la lista cerrada del Pacto Histórico, como cuota del alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle. Después del escándalo en Cartagena, la coalición se apartó de abrir cualquier investigación interna argumentando que no cuentan con un comité de ética, y le tiraron la pelota al movimiento Independientes de Quintero, lo que permite prever pocas probabilidades de que ocurra algo. La Procuraduría abrió una indagación preliminar en contra del senador, ante posibles faltas disciplinarias por los insultos a los policías. Y ahí va el caso. 

La casa de un contratista implicado en el saqueo a San Andrés

En diciembre de 2020, Vorágine encontró que Flórez, en aquel entonces concejal de Medellín, estaba viviendo en una lujosa casa de propiedad de un contratista del Estado llamado Carlos Alberto Cardona Flórez, a quien le declararon la extinción de dominio a varios de sus bienes por el saqueo a la isla de San Andrés. Cardona hizo parte de  una red de corrupción en la que participaron una decena de políticos y empresarios.

Siguiendo las pistas que arroja el expediente judicial sobre San Andrés, Vorágine llegó a una de las propiedades de Cardona, ubicada en el municipio de La Estrella, sur del Valle de Aburrá: una casa en un lujoso condominio en la que, coincidencialmente, vivía el hoy senador del Pacto Histórico.

El hecho de que un concejal de cualquier municipio viviera en la casa de un contratista del Estado, que además estaba enfrentando un proceso de extinción de dominio, no solo resultaba periodísticamente llamativo, sino de interés público.

Se trataba de una casa de 627 metros cuadrados que estaba a nombre de Inversiones Seis K, cuya representante legal es la ingeniera civil Yéssica Cristina Cardona Marín, hija de Carlos Alberto Cardona.

Con tres llamadas Vorágine pudo establecer que en dicha casa vivía el entonces concejal de Medellín por el movimiento Independientes, Álex Xavier Flórez Hernández, el principal escudero del alcalde Daniel Quintero.

Vorágine contactó a Flórez el 19 de diciembre de 2020 y le insistió dos días después. Respondió que la casa había sido arrendada por seis meses que terminaban “este diciembre”. Dijo que había llegado a esa propiedad en “junio más o menos, desde el 10 de junio”.

—Y, ¿cuál es su relación con el dueño de la casa, el señor Carlos Alberto Cardona Flórez? —le preguntamos.

Aseguró que llegó a esa vivienda a través de la inmobiliaria Arrendamientos La Mota.

Por tratarse de una casa de más de 600 metros cuadrados en un lujoso condominio, el arriendo podría oscilar entre 4 y 6 millones de pesos. Flórez dijo que él destinaba solo dos millones al arriendo, que compartía con tres personas más y que les costaba, según él, 4 millones de pesos en total.

El entonces concejal agregó que meses antes había estado viviendo en el barrio Belén de Medellín en un apartamento muy pequeño y que, por la pandemia, se puso de acuerdo con unos amigos para “pasar el resto del año en una casa más grande que nos permitiera desarrollar mejor las actividades y estar más cómodos. Y parchar si así se puede decir, en un espacio mucho más amplio y cómodo”.

Y prosiguió: “Solo no habría podido pagar, nos repartimos el canon y ya al terminar este año pues cada uno vuelve a su espacio. Incluso ya dos se fueron. Yo me paso nuevamente para Belén al final del mes”.

Vorágine contactó a agentes inmobiliarios de las distintas oficinas de Arrendamientos La Mota y la respuesta fue que no tenían ni habían tenido ninguna casa para arrendar o vender en ese conjunto residencial.

Un mes después, Vorágine volvió a llamar a Flórez para preguntarle si era posible obtener algún recibo de pago del arrendamiento de la casa de La Estrella.

—Sí dale, con gusto. Se lo voy a pedir a la inmobiliaria y te lo comparto. Yo no guardo eso pero imagino que ellos lo deben tener. Sobre lo otro pues la verdad me tocará llamar a preguntar, no sé si llamaste a la sede de Belén o a la de la Mota. Porque ellos tienen otra sede —respondió.

Una llamada

Pasaron unos minutos cuando el concejal Flórez llamó a Vorágine. Ese día, Flórez Hernández había denunciado amenazas contra su vida y la de su madre.

Explicó que alquiló la casa con arrendamientos La Mota “porque el dueño (de la inmobiliaria) es amigo mío, se llama Alejandro Garcés”. También dijo que tras las preguntas de Vorágine, llamó supuestamente a Garcés a preguntarle por qué la casa no estaba en el portafolio y le recriminó por haberlo mandado a una casa cuyo dueño tiene problemas con la justicia.

La respuesta de Garcés, según el concejal Flórez, fue que el dueño de esa casa es el papá del mejor amigo de él. Y que él manejaba un portafolio de propiedades que no eran presentadas al público.

Vorágine no pudo confirmar si Flórez Hernández y sus amigos pagaron por el arriendo de esta casa o si se trató de un préstamo de sus amigos empresarios. El 29 de enero de 2021 el entonces concejal Flórez allegó unos certificados pero no los recibos de pago. Se trataba de tres cartas expedidas no a nombre de Flórez, sino del cartagenero José Luis Osorio Galvis, director técnico de la gerencia educativa de Medellín, coterráneo y supuestamente compañero de casa de Flórez.

Fuentes consultadas por Vorágine y cuyas identidades nos reservamos por cuestiones de seguridad, nos confirmaron que el amigo del exconcejal, el señor Alejandro Garcés Mesa, fue uno de los personajes clave en la campaña que llevó a Daniel Quintero Calle a la Alcaldía de Medellín, pues se encargó desde conseguir recursos hasta hacer puentes con importantes políticos y empresarios de todo el departamento. Todo por debajo de la mesa, como  la mayoría de grupos políticos que apoyaron al candidato que quiso posicionarse como independiente.

Garcés Mesa le dijo a Vorágine que votó por Quintero Calle y también firmó “unas planillas cuando estaba recogiendo firmas para su candidatura”, pero no tiene “nada que ver con él ni con su familia, tampoco con el movimiento Independientes”.

Vorágine también contactó a Carlos Alberto Cardona Flórez, dueño de la constructora Concypa y de la lujosa casa donde vivía el ahora senador. Después de informarle a su secretaria los temas por los que le queríamos preguntar, ella no volvió a responder.

Cardona y San Andrés

El expediente judicial en el que está implicado Carlos Alberto Cardona, el dueño de la casa donde vivió Flórez, reposa en la Fiscalía Primera Delegada ante el Tribunal Superior de Bogotá. El proceso aparece registrado en contra de una de las empresas de Cardona. Se trata de Construcciones Civiles y Pavimentos SAS -Concypa-, una de las firmas constructoras más exitosas tanto en el sector privado como en el público. 

En total, la Fiscalía embargó 58 bienes, de los cuales tres son de Cardona Flórez, incluyendo Concypa, que participó en la denominada operación ‘Diez por ciento’ en la isla de San Andrés, “en la que un grupo de constructores hizo aportes a campañas políticas o retribuyó el 10% de sus contratos a cambio de que los mandatarios locales le adjudicaran proyectos viales, sociales y de desarrollo”.

El proceso lleva su curso en el Juzgado Primero Penal del Circuito Especializado de Extinción de Dominio de Bogotá, y la defensa de la empresa constructora está en manos del abogado Jesús Albeiro Yepes Puerta, apoderado de Santiago Uribe Vélez, hermano del expresidente Álvaro Uribe Vélez, en el proceso que enfrenta por la creación de grupos paramilitares.  

Flórez, una creación de Quintero

En noviembre de 2019 el concejal electo de Medellín, Álex Xavier Flórez Hernández, hablaba de los esfuerzos que había hecho en la vida para llegar adonde había llegado: el Concejo de Medellín. Lo hizo de la mano de su mentor y amigo Daniel Quintero Calle, quien ganó la Alcaldía de Medellín con un movimiento político que materializó en pocos meses, y al que llamó Independientes, pero que sostenían casi todos los grupos políticos tradicionales de la mayoría de municipios del Área Metropolitana del Valle de Aburrá. 

“Historia de cómo un líder estudiantil del paro nacional de universidades del año pasado, que sin recursos y sin estructura política salió electo este 2019 al Concejo de Medellín en el proyecto político del alcalde electo Daniel Quintero”, escribió el periódico El Mundo sobre Flórez.

Fue la gran sorpresa electoral en el Concejo de Medellín la noche del 27 de octubre de 2019. Flórez llegó con las banderas del movimiento estudiantil de 2018, representando a la Universidad de Medellín, donde empezó su carrera política en 2014 siendo estudiante de Derecho: “Ya terminé materias, pero aún no me he podido graduar por pobre y no tener los recursos para pagar los derechos de grado”, le dijo a El Mundo antes de su posesión.

Un año después, el 21 de diciembre de 2020, Vorágine le preguntó si ya se había graduado y respondió que aún no, “en enero si Dios quiere”.

—¿Qué le falta?

—El curso de protocolo. Solo un curso que es de trámite. Yo soy egresado no titulado.

—En diciembre de 2019 usted dijo que no se había podido graduar porque era muy pobre y no tenía ni para los derechos de grado. ¿Ahí también le faltaba el curso de protocolo?

—Sí, me hacía falta eso, dos preparatorios y plata para pagar.

Ahora, en septiembre de 2022, Vorágine pudo confirmar que al hoy senador Florez le falta presentar el trabajo de grado para titularse como abogado.

Así conoció a Quintero

Como representante estudiantil de la Universidad de Medellín, Flórez pudo relacionarse con jóvenes representantes de todas las ciudades del país: “Fui miembro de la Federación Nacional de Representantes Estudiantiles de Colombia, fui su secretario general, fundé el primer Consejo de Representantes Estudiantiles en el ámbito departamental que se llama Sinergia”, le contó a El Mundo.

En el contexto de la lucha estudiantil conoció a Daniel Quintero, con quien coincidió en la campaña del plebiscito por la paz  de 2016: “Lo conozco en un certamen que organicé a favor del Sí con el representante a la Cámara por Antioquia, Iván Darío Agudelo. Allí acudió el expresidente César Gaviria y unas 500 personas, entre ellas diputados y otras figuras públicas como Daniel Quintero, quien era en ese momento viceministro de las TIC y ese mismo día lo nombran director de la campaña del Sí en Medellín” (sic).

La entrevista del electo concejal por el movimiento Independientes con el extinto periódico El Mundo de Medellín resultó bien reveladora, pues Flórez dejó al descubierto a dos de los padrinos políticos del alcalde de Medellín: el expresidente César Gaviria, y el exsenador liberal Iván Darío Agudelo, quien fue el único político que estuvo al lado de Quintero durante el discurso de victoria cuando fue elegido alcalde.

“Yo ya me había hecho conocer porque un mes antes en un acto en la Universidad de Medellín le pedí al expresidente Uribe, hincado en una rodilla y con un anillo y una flor, que se casara con la paz”, relató con orgullo el concejal Flórez en la misma entrevista, en la que cuenta cómo las denuncias contra Hidroituango se convirtieron en la principal plataforma de campaña de su jefe y del movimiento político que lo llevó al Concejo.

El escudero

El escudero del alcalde Daniel Quintero en el Concejo de Medellín llegó a esa corporación con 7.097 votos: “Realicé una campaña sin recursos, sin maquinaria, sin estructura, no llevé a nadie a votar, no tenía carros para hacerlo”, le dijo Flórez a El Mundo, enfatizando en que “fue la campaña ganadora más barata en la historia de la ciudad, me gasté 30 millones de pesos, cuando un candidato se gasta en promedio unos 500 millones de pesos”.

Aunque su bandera era la educación, la defensa de Quintero Calle en el recinto del Concejo marcó su gestión, como lo reconoció antes de posesionarse: “Pero también me van a tocar un millón de responsabilidades porque soy el concejal del alcalde y me va a tocar patinar de todo”.

—¿Usted es el concejal del alcalde? —le preguntó el periodista de El Mundo.

—Eso dicen, jajajajaja, soy de las entrañas de él, no solo será mi alcalde, es mi amigo y vamos a trabajar con todo para que nos vaya bien en estos cuatro años —respondió el electo concejal.

Flórez no estuvo exento de polémicas en su paso por el Concejo. El 8 de septiembre de 2020, el Tribunal Administrativo de Antioquia falló en primera instancia la pérdida de su investidura por haber inscrito su candidatura con el movimiento Independientes siendo contratista del municipio, situación que lo inhabilitaba.

La decisión fue confirmada en segunda instancia por el Consejo de Estado en noviembre de 2021, pese al apoyo de su jefe Daniel Quintero en redes sociales: “Somos cientos de miles los que te acompañamos. Todo va a salir bien. ¡Adelante!”.

En octubre de 2020, Flórez se había visto inmerso en otra polémica: se accidentó con su conductor en el carro oficial asignado por el Concejo de Medellín, dejándolo en pérdida total.

En vez de contar de inmediato lo sucedido, el entonces concejal respondió tres días después, solamente cuando fueron publicadas las fotos del carro en redes sociales. Flórez explicó que se accidentó cuando regresaba de Manizales por la vía Bolombolo a la altura del municipio de Caramanta y dijo que en ningún momento ni él ni su conductor habían consumido licor.

En julio de 2021, el carro que tenía Florez asignado volvió a chocarse, esta vez en la urbanización donde vivía en el corregimiento de Palmitas. Su equipo de comunicaciones aseguró que “en el momento de los hechos el concejal no se encontraba en el vehículo. En el incidente no hubo afectaciones a la integridad física del conductor o de algún habitante de la vereda. El vehículo tuvo un golpe en la parte frontal y no sufrió afectaciones funcionales”.

Pese a que perdió la investidura como concejal, la vida política de Flórez tendría otra oportunidad en la lista del Pacto Histórico para el Senado, en una campaña que le costó 797 millones de pesos, 26 veces más de aquella campaña al Concejo. 

Esa historia ya se conoce. Sin llevar dos meses como congresista, su nombre ha relucido más a raíz de los escándalos que del trabajo legislativo que se supone debe desarrollar. Ante lo sucedido en Cartagena, el alcalde Quintero una vez más salió a respaldarlo. “Los que esperan que deje solo a Álex en este momento no me conocen. Fuerza Álex. #CreoEnAlex”

¿Quieres
apoyarnos?

CLIC AQUÍ

Acerca del autor

Vorágine
Somos un medio digital independiente que nació el 1 de junio de 2020 para investigar y contar historias relacionadas con la vulneración de los derechos humanos y la corrupción en cualquier nivel, público o privado. Creemos que el periodismo es contrapoder o no puede llamarse periodismo, y le apostamos a las narraciones de largo aliento, las ilustraciones y el cómic periodístico. Si tienes una historia que compartirnos, escríbenos a [email protected]
Leer más

Queremos escucharte

¡Escríbenos!

CONTACTO

Suscríbete

Recibe periódicamente en tu correo electrónico las últimas historias de Vorágine – Periodismo Contracorriente.

Comentarios

0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comments
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios

Artículos recientes

VER MÁS