El representante Alejandro Ocampo, del Pacto Histórico, fue quien pidió la autorización de préstamo del Salón Elíptico para el 12 de abril pasado.
5 de mayo de 2024
Por: Andrés Felipe Carmona / Ilustración: Camila Santafé
El representante Alejandro Ocampo, del Pacto Histórico, fue quien pidió la autorización de préstamo del Salón Elíptico del Congreso donde el pasado 12 de abril unos privados entregaron 20 condecoraciones, una de ellas a un empresario chino señalado de espionaje y dos cirujanos estéticos cuestionados por malas praxis en Colombia.

Yeison Jiménez viste de traje negro, camisa blanca, corbata gris y gafas elegantes de marco dorado. Porta una banda de tela con los colores de la bandera de Colombia. En el centro de la misma está el escudo de nuestro país. De su cuello cuelga una medalla. “Me dio más nervios aquí que en un concierto”, dice entre risas. Celebra 13 años de carrera artística. El cantante está parado detrás del atril del Salón Elíptico, no frente a legisladores sino ante un comité de aplausos de más o menos 70 personas que ocupan las sillas de los congresistas. Este lugar, cualquier otro día, estaría lleno de representantes y senadores en plenaria.

Lea también: Ana Gabriel en Montería: un organizador señalado de ser del Clan del Golfo

El artista toma el micrófono y empieza a cantar a capella porque la pista de su canción nunca sonó. “Que vienen decirme a mí, que quieren criticarme, comprendan que yo no soy Dios y puedo equivocarme. Es muy fácil difamar sin importarles nada, solo les interesa hablar cuando no saben nada. ¿Cómo diceeee? Si hubieran visto cuántas noches de rodillas y frente a mi cama le rogué y supliqué para que me ayudara, con mis ojos cerrados… se la dedico a todos los que han luchado por sus sueños y que están aquí hoy”.

Es viernes 12 de abril. En el lugar se entregan 20 condecoraciones. El principal homenajeado es el cantante Yeison Jiménez seguido de la influencer mexicana Tammy Parra, un ciudadano chino que estuvo señalado de espionaje en Londres y dos cuestionados cirujanos estéticos en Colombia:  Andrés Álvarez Amariles y Carlos Ramos Corena. El representante a la Cámara Alejandro Ocampo gestionó el préstamo del espacio y la transmisión de la actividad. El congresista no  hace presencia en el sitio.

Tampoco hay mucho personal del legislativo más allá de los técnicos encargados del sonido y las cámaras, y algunos otros funcionarios. El evento, que inició a las diez de la mañana con una hora de retraso por demoras en la llegada de la influencer mexicana, tiene a su disposición operarios del Congreso y trabajadoras de servicios generales que pasan, entre las filas, con bandejas con vasos de agua. Las sillas de la mesa directiva de la Cámara son ahora ocupadas por personas ajenas al Congreso que portan adhesivos de color blanco con sus fotos y nombres.

Vea: Denuncia por tráfico de influencias enreda a Ciro Ramírez y a Ecopetrol

Sobre la mesa de madera de la primera fila del atril hay cuatro banderitas de México, China, Reino Unido e Indonesia, por cada una hay una silla asignada para los cinco invitados especiales a los “Premios Café en el Congreso”, como se llama la ceremonia que nada tienen que ver con la Cámara o el Senado, aunque Mauricio Giral, el maestro de ceremonias, mencione varias veces al Congreso en su mensaje de presentación.

Uno que otro policía ronda el lugar, toman fotos, y varias mujeres de protocolo aguardan en la entrada de la ceremonia para seguir recibiendo a los invitados a los premios donde se resaltan supuestos aportes a la cultura, la industria, la investigación y la ciencia. Antes de anunciar la Banda Sinfónica de niños y niñas de Fontibón, que se encarga de entonar los himnos de Colombia y Bogotá, Mauricio Giral toma el micrófono del costado derecho del atril para saludar a los presentes.

“Bienvenidos y bienvenidas al Salón Elíptico del Congreso de la República. Agradecemos su presencia y tiempo hoy en este reconocimiento especial, real, al trabajo que han realizado varios de nuestros invitados colombianos e internacionales. Estábamos en mora de entregar este reconocimiento a ustedes aquí, en el Congreso de la República, en este recinto especial donde se han tomado tantas decisiones trascendentales para nuestro país”.

También le puede interesar: “Todo lo que olía a guerrilla tenía que darse de baja”: las confesiones de Zeus

En la parte superior del escenario están Óscar Charry Guarnizo, director de la página web Café Político de Ibagué, y Nubia Chacón Ávila, vicepresidenta de la junta directiva de ese portal.  Ambos organizadores del evento. Al lado de ellos está Libardo Valbuena Carreño, otro de los promotores. Entre el público presente está la ingeniera civil Sandra Rocío Meneses, la esposa de Óscar Charry. Ella fue directora de la Gestora Urbana de Ibagué entre 2017 y 2019 cuando el alcalde era Guillermo Alfonso Jaramillo, actual ministro de Salud. En 2022 hizo parte de la lista de candidatos a la Cámara por el Partido de La U.

El director de Café Político saluda a los presentes: “agradecemos la participación de nuestros amigos, el embajador de Indonesia y los empresarios del Reino Unido, China y México que han hecho este desplazamiento y que han entendido la importancia del trabajo social y toda la pedagogía. Desde Colombia premiamos la excelencia y ustedes, nuestros amigos, son excelencia en trabajo social e investigación”. Acto seguido aplaude el auditorio.

En el turno lo sigue Nubia Chacón Ávila para decir que ella es la creadora de las nuevas categorías de los premios que destacan a creadores de contenidos nacionales e internacionales, así como también a aquellos ‘influencers’ junior. Se aboga hablar en nombre del legislativo: “El Congreso de la República ha aceptado esta clase de categorías ya que la idea es sobresalir con estas personas todo el ejercicio que están haciendo a nivel de ejemplo de vida”.  

Es falso lo afirmado por Chacón, quien también se presenta como directora de relaciones públicas de la empresa Global Trade Innovation, cuyo presidente  (Bernardo Rendón) fue condecorado ese día. La Cámara de Representantes, que tiene a cargo la administración del Salón Elíptico, solo tiene una condecoración oficial: ‘Orden de la Democracia Simón Bolívar’. Tiene nueve categorías distintas que se fijan de acuerdo a los cargos registrados en la hoja de vida de cada exaltado. En solo una ellas se entrega una banda cruzada.

Le puede interesar: El nexo del dueño del hotel sancionado en Medellín con otro presunto abusador

Aunque no se trata de un evento oficial del Congreso, en el acto se siguen escuchando menciones alusivas al legislativo. Esto también se puede leer en los encabezados de los diplomas entregados. Las exaltaciones, que reposan en portafolios sobre el atril donde está el maestro de ceremonias, tiene cada uno la siguiente leyenda: “República de Colombia, Congreso de la República, Libertad y Orden, Premios Café en el Congreso”. Cada pergamino es firmado por Óscar Charry, como director de Café Político; Yeimmy Dayana Bonilla Gil, de una supuesta ONG llamada Fundación Montessori en Colombia y cercana a la alcaldía de Puerto Rico, Meta, y Nubia Chacón Ávila como integrante de la junta directiva de Café en el Congreso.

Café Político es presentado en su página web y redes sociales como un medio de comunicación alternativo. La marca, como tal, aparece registrada en el Registro Único Empresarial, Rues, como establecimiento de comercio en Ibagué cuyo propietario es Óscar Charry Guarnizo. Las actividades comerciales anotadas en papeles de Cámara de Comercio son la agencia de noticias, publicidad, producción de películas, videos, programas y anuncios comerciales de televisión, así como consultorías de gestión.  

Así como Café Político hay otras organizaciones que anteriormente han condecorado personas en instalaciones del Congreso, estas son Fundación Recorre, Fenalprensa y La Comunidad Internacional de Comunicaciones, Cinco. El medio que entrega las condecoraciones a Yeison Jiménez y las otras personas informa en su página web que se financia de pauta publicitaria que contrata a través de un número celular. En las transmisiones, también, se puede ver una cuenta de Nequi para consignaciones. 

Lea también: “Solo nos dieron agua y un mercado, ya nos olvidaron”: comunidades de El Carmen de Atrato

¿Qué hay detrás de estas exaltaciones no oficiales? El ‘youtuber’ Nicolás Arrieta, con 2,2 millones de seguidores en YouTube, revela a VORÁGINE que hace un tiempo lo contactaron después de que le entregaron en el Congreso una condecoración no oficial al influencer Yefferson Cossio. “Me llaman y me dicen: ‘mira, te queremos condecorar pero queremos ver obras que hayas hecho en pro de la sociedad’. Yo dije: ‘mira, puedes ver mi trabajo en mis redes sociales’. Ah, pero primero me dijeron que donara dinero a una fundación y que les mostrara y que ellos me condecoraban.  Les dije que no me interesaba, que si alguien me iba a condecorar que sea por lo que yo hago y no porque le di plata a X o Y fundación”.  

Los premios en el Salón Elíptico siguen. Nubia Chacón Ávila, de Café Político, en diapositivas se presenta como una persona con “más de 25 años de experiencia con la organización de eventos en el Congreso de la República”. Otra de sus experiencias recientes tuvo lugar el 7 de septiembre de 2023 cuando ella firmó, como vicepresidenta de la organización llamada Comunidad Internacional de Comunicaciones, unas condecoraciones entregadas en el Salón Luis Carlos Galán. Desde esa Corporación, en consultas hechas por VORÁGINE, niegan conocerla, al menos desde las oficina de protocolo de la Cámara. Ella, en sus redes, también muestra cómo en otros momentos ha exaltado en el Capitolio a distintos influencers, como Jefferson Cossio en octubre de 2021 en uno de los salones del Senado de la República.

Por el atril del Salón Elíptico también desfilan para ser condecorados Dáimer Otálora Vera, alcalde de El Castillo, Meta; la gestora social de Puerto Rico, Meta, Deys Daiane Nogueira Valentín, brasileña residente en Colombia hace 15 años; Lisset Yaneth Murillo Veloza, gerente de la E.S.E. Primer Nivel de Granada, Meta, entre 2020 y 2024, y Elizabeth Neira Benavides, líder en  Cubarral, Meta. La transmisión del evento, que se proyecta en las cuatro pantallas del recinto, corre por cuenta de los técnicos e ingenieros de sonido de la Cámara de Representantes, pese a que no es un acto oficial. El evento privado de Café Político se graba en las ocho cámaras de 360 grados que tiene el Salón Elíptico.

Le puede interesar: Pareja y aliado político de congresista, señalado de negocios con el Clan del Golfo

El representante del Pacto Histórico, Alejandro Ocampo, que fue quien solicitó el préstamo del Salón Elíptico, se defiende y dice que cuando hizo el trámite en la Secretaría de la Cámara fue porque alguien de Café Político buscó a una persona de su equipo para esa gestión. “No sabía de las condecoraciones. No tenía idea de lo que pasó. Yo simplemente les ayudé con una gestión para que les prestaran el Salón Elíptico. Yo solo hice el favor de buena fe sin saber a quiénes iban a condecorar ellos, ahora es que me dicen que hay unos problemas con unas condecoraciones que no son del Congreso. No tengo nada que ver”. 

Condecoraron a un empresario chino que fue señalado de espionaje en Londres

Ruiyou Lin, empresario chino residente en Londres, está sentado en todo el centro de la primera fila del escenario principal del Salón Elíptico. A su lado derecho se encuentra otro condecorado: Rodrigo Rendón, presidente de una empresa de consultoría llamada Global Trade Innovation con presencia en ese país y Colombia. A su lado está el mexicano Víctor Vargas, quien se presenta como investigador y conferencista de neurociencia. Todos lucen trajes impecables.

Lin es anunciado por el maestro de ceremonias como el director ejecutivo de una aplicación móvil, disponible en Londres, que se llama All Eat. Ha sido también directivo de distintas empresas en el Reino Unido. De manos de Óscar Charry y Nubia Chacón, de Café Político, recibe una condecoración como “empresario internacional”. Agradece el reconocimiento destacando que las empresas locales deben trabajar de la mano con las comunidades y dice que esta es su primera vez en Colombia. Lo único que dice en español es: “gracias”.

Su nombre no despierta comentario alguno en el recinto más allá de aplausos al recibir el diploma, la medalla y una banda cruzada con los colores y el escudo de la bandera de Colombia. Ruiyou Lin fue mencionado el 11 de abril de 2023 en una investigación periodística publicada en TheTimes.co.Uk. El medio afirmó que la dirección de su oficina en Croydon High Street, en Londres, aparecía en una lista de “estaciones de servicio en el extranjero para la policía y asuntos chinos en el extranjero”, es decir, posible espionaje.

Lea también: Filtración colombiana expone el mundo secreto de las entregas “controladas” de cocaína

En entrevista del 9 de mayo del año pasado, en el portal MyLondon.news, Lin se defendió: “cuando mucha gente dice que eres policía secreta, incluso si no es cierto, te estresas”, dijo originalmente en inglés para el medio británico. En medio del escándalo los medios mostraron fotos del ciudadano chino sonriendo junto a Boris Johnson y Theresa May mientras era investigado. Lo señalaron de tener supuestas conexiones con grupos del Partido Conservador de esa nación y el Partido Comunista Chino. También hablaban, para entonces, de dos arrestos que hizo el FBI en Nueva York con acusaciones similares a las del empresario. 

“Si estoy involucrado en cualquier trabajo policial, acosando a alguien o haciendo algo para la policía, lo primero es que no me quedaré aquí hoy”, dijo en ese momento al añadir que ha “salido del país muchas veces durante la investigación. Si yo (formara parte de la policía secreta) no regresaría a Inglaterra”. “No he hecho nada, son solo rumores”, agregó el empresario que, casi un año después de esas afirmaciones, aparece por primera vez en Colombia y recibiendo una condecoración no oficial en el Congreso.

Un vocero de la Policía Metropolitana de Londres, un mes y medio después, le dijo a la BBC que luego de varias investigaciones no se encontró “ninguna actividad ilegal o delictiva y no se tomarán más medidas”. Lin, que posa frente a las cámaras en el Salón Elíptico, sonríe y agacha la cabeza en señal de agradecimiento al recibir una condecoración privada en un acto que ha desatado críticas al Congreso de la República. 

Dos cirujanos estéticos cuestionados, entre los exaltados

Carlos Ramos Corena, uno de los cuestionados cirujanos estéticos por malas praxis en Colombia, sale al escenario a recibir su condecoración después del empresario chino. Vaya paradoja: lo anuncian como ganador en la categoría “artista de la belleza”. En la presentación, Mauricio Giral, lo muestra como pionero en la lipoescultura en “Colombia, Latinoamérica y el mundo”. Ramos Corena, en su presentación, inicia agradeciendo al Congreso cuando es sabido que no es un reconocimiento oficial. Miente.

“Desde el inicio de mi carrera he sido testigo de los desafíos que enfrentaron aquellos que han sufrido complicaciones debido al uso de biopolímeros. Ver el dolor y angustia en los ojos de tantas mujeres me impulsó a buscar solución, no solo a abordar problemas físicos sino devolver la esperanza, así nació mi técnica de retiro de biopolímeros y reconstrucción glútea”, lee Carlos Ramos ante los presentes sin reparo alguno. Después de bajarse del atril es condecorado Andrés Álvarez Amariles, otro de los cirujanos cuestionados por malas prácticas en Colombia. Basta con poner los dos nombres en internet para tener referencias de los casos en los que son señalados en el país.

Lo que no se cuenta en la ceremonia es que en julio de 2021 el juzgado 22 Penal del Circuito de Medellín condenó a Carlos Ramos Corena y a la médica Ana María Socarras Espitia por homicidio culposo. En 2011 una paciente a la que le hicieron una cirugía plástica, que incluía una mamoplastia de aumento, liposucción e injertos de glúteos, falleció días después. La decisión, de primera instancia, fue apelada y sigue en proceso el caso.

Por estos casos cuestionados, así como por el mal uso que se hizo del Salón Elíptico para unas condecoraciones no oficiales del Congreso, responde Plinio Ordoñez Villamizar, jefe de la Oficina de Protocolo de la Cámara de Representantes, quien habla desde el Salón Luis Carlos Galán, en el Capitolio. Toma dos asientos de cuero, de la última fila, para atender la entrevista en medio de los cuestionamientos al Congreso por las condecoraciones entregadas por Café Político en el Salón Elíptico. “Venga hablamos aquí en privado”, dice. 

Vea: El País de las Masacres

El alto funcionario del Congreso cuenta que el mismo 12 de abril, mientras se realizaban las condecoraciones en el Elíptico, fue alertado por su equipo de comunicaciones de que el evento que había sido agendado para transmitir no era un acto oficial, por lo que la misma fue interrumpida en los primeros minutos al aire en redes sociales. 

“Son entidades privadas que no tienen ningún vínculo directo con la corporación y si vienen a utilizar el nombre del Congreso de la República, como dijo una de sus condecoradas, atribuyéndose, o no, que habían recibido un correo del Congreso de la República invitándolos a la condecoración. Hablo de la youtuber mexicana (Tammy Parra)”, afirma Plinio mientras explica que una vez fueron alertados hizo las consultas en el Senado para ver si desde ahí habían salido las condecoraciones y concluyeron que tampoco.

Recuerda que algunos de los homenajeados, después de la ceremonia no autorizada dentro del Congreso, se pasearon por la Plaza de Bolívar exhibiendo los pergaminos, medallas y bandas cruzadas con la bandera de Colombia, como si hubiese sido el legislativo el encargado de dar los reconocimientos. “Nosotros tenemos una sola condecoración oficial con la banda cruzada y es para las más altas dignidades del Estado por la categoría que les corresponde, por ejemplo un vicepresidente de la República. Cualquier ciudadano que ve un pergamino a la distancia dice que los condecoró el Congreso”, cuenta. Desde VORÁGINE buscamos hablar con directivas de Café Político, pero hasta la publicación de este informe periodístico no habían atendido nuestro contacto.

Las exaltaciones oficiales del Congreso de la República tienen detrás un estudio de antecedentes judiciales y demás requisitos por cada condecorado, dice el encargado del protocolo en la Cámara de Representantes al explicar que el trámite puede tomar varias semanas. Luego del mal uso que le dieron al Salón Elíptico los representantes de Café Político, le notificaron a los congresistas que se abstengan de hacer trámites para pedir prestados los espacios del Congreso. Se desconoce, de momento, si el Senado adoptará medidas similares.

Si tiene más información sobre este u otros temas por favor escriba al correo electrónico afcarmona@voragine.co

Artículos Recientes

Chiquita Brands Paramilitares Banacol Preescipción
Un tribunal advirtió el riesgo de prescripción del proceso penal. Directivos de Chiquita Brands y Banacol son investigados por financiación de paramilitares....
Daniel Coronell Escuela Vorágine Taller
En este nuevo taller de la #EscuelaVorágine, Coronell compartirá técnicas y secretos que lo han llevado a ser el columnista más leído del país. Sólo...
Ismael Peña le ocultó a sus electores un proceso penal que lo salpica.
VORÁGINE revela detalles de una investigación por contratación sin cumplimiento de requisitos que salpica al autoposesionado rector de la Universidad...
El desastre de Santos, Duque y Petro con los proyectos de energía en las islas del Caribe
Los tres gobiernos han financiado proyectos en Isla Fuerte, Múcura y Santa Cruz del Islote, pero las inversiones millonarias no han evitado los apagones....